"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

13 de mayo de 2013

Entrevista al intelectual cristiano Rafael Braun - Confía que el papa Francisco permitirá a todos "decir la verdad" y permitirá "una gran participación de los laicos" (permitirá... permitirá...¿permitirá?)

  
 
Para el sacerdote y reconocido intelectual Rafael Braun, pensador autónomo y crítico que desde las páginas de la revista Criterio, cuya dirección ejerció durante largos años, ha tenido una vasta influencia en el pensamiento católico argentino, la elección de Bergoglio como papa, hace dos meses, no significa sólo un cambio de mando, sino una verdadera revolución dentro de la Iglesia.
 

"Hay mucho pecado en la Iglesia", ha denunciado en varias oportunidades Braun, doctor en Filosofía por la Universidad de Lovaina (Bélgica), licenciado en Teología, ex investigador del Conicet, ex rector del Centro Santa Catalina y miembro del Consejo Consultivo de Criterio. Siempre se demostró más amigo de la verdad que de las modas intelectuales o sociales de cada momento, y no temió ser severo en sus análisis, convencido de que la libertad de pensamiento es premisa del ejercicio intelectual.
 
Esperanzado, hoy compara la renuncia de Benedicto XVI y la elección de Francisco con el proceso independentista que vivió América latina en el siglo XIX. "Por fin libres del imperio europeo, independientes", subraya. Cree que el papado ya no será más una monarquía. Que no habrá un papa monarca y una corte, sino un servidor. Que el clericalismo deberá terminar, y que la Iglesia podrá dejar de estar encerrada en sí misma para salir al mundo con espíritu misionero. Braun conoce muy bien a Bergoglio y siente una enorme gratitud por la amistad y la confianza que siempre le brindó.
 
-¿Cómo evalúa la renuncia de Benedicto XVI?
-Fue algo maravilloso y revolucionario, que no me sorprendió. Él había escrito en 2010 en su libro Luz del mundo que estaría dispuesto a renunciar si se encontrara en la situación en que luego estuvo. Esta renuncia marca el fin de la gerontocracia. El inicio de un nuevo milenio. Y como él, habrá otros papas que se animarán a asumir con 76 años, confiados en que podrán dejar su cargo cuando sientan que ya no están aptos para ejercerlo.
 
-¿Qué implicó para la Iglesia?
-Fue necesario por dos motivos: uno, porque en la Iglesia no se ha tenido en cuenta el cambio generacional que se da hoy, ya que la gente se muere 20 años más tarde. En ese sentido, el final tan largo de Juan Pablo II ha sido un mal ejemplo, pues si bien tuvo un fuerte coraje para luchar hasta el fin, el gobierno quedó más en las manos de la curia que en las propias. El otro motivo es de sentido común. Si los obispos están obligados a renunciar a los 75 años y los cardenales luego de los 80 no pueden votar en el cónclave, ¿por qué el Papa, que es obispo y cardenal, puede seguir? Lo que dijo el secretario de Juan Pablo II en su momento, que el Papa no debía renunciar pues eso implicaba bajarse de la cruz, es un error. Es considerarlo como un monarca que no puede abdicar.
 
-¿Por qué cree que se eligió a Francisco?
-Porque, además de que los candidatos más nombrados se neutralizaron, creo que Bergoglio comenzó a tener una proyección fuerte en el plano internacional a partir del Sínodo de los Obispos de Roma en 2001. Fue nombrado, y se desempeñó, como relator general adjunto, al reemplazar al obispo de Nueva York, que debió regresar a los Estados Unidos luego del atentado contra las Torres Gemelas. No hay que olvidar que en el cónclave que eligió a Joseph Ratzinger, en 2005, él llegó segundo. En 2007 presidió la Comisión de Redacción del Documento de Aparecida en la V Conferencia General del Episcopado de América latina y el Caribe. Y, por último, su intervención en las asambleas anteriores a este último cónclave tuvo una repercusión enorme. Allí habló de la necesidad de la Iglesia de salir de sí, de ir a la periferia existencial con espíritu misionero, y se preguntó sobre cuántas veces la jerarquía queda atrapada en un narcisismo teológico, en una mundanidad espiritual al vivir para darse gloria los unos a los otros. Fueron palabras muy fuertes que calaron hondo.
 
-¿Por qué su designación conmovió tanto en la Argentina y en el mundo?
-Creo que en nuestro continente hay una enorme alegría porque lo que estamos viviendo se equipara, análogamente, a las revoluciones de la independencia, dos siglos atrás. Nuestros pueblos vivieron tres siglos como colonias de un imperio ibérico que incluso tenía derecho al patronato. Ahora hemos vivido dos siglos de república, pero la Iglesia en América latina, a mi juicio, fue tratada como una colonia eclesial. El símbolo más claro de esto fueron los últimos años del pontificado de Juan Pablo II, donde crecieron en la curia romana las peores conductas típicas de las cortes monárquicas. Y muchos han sufrido las interferencias de los nuncios y las trabas a las conferencias episcopales. Con Francisco nos hemos independizado de la curia. Él descomprime, da libertad y alegría a la Iglesia concebida como pueblo de Dios, como la expresó el Concilio Vaticano II. Se trata de un cambio de profesores a pastores. El habla de pastoreo, servicio, colegialidad y comunión.
 
-¿Cuál será la tarea principal de Francisco? ¿Qué cambios debe afrontar de manera prioritaria?
-El primer cambio ya lo hizo: se presentó a sí mismo como obispo de Roma y no como papa. No se tituló como un monarca. Es primus inter pares. Tiene legitimidad de origen y fue reconocido como líder por sus pares para servir al pueblo. Otro gesto novedoso fue la elección de un Consejo Pastoral de ocho obispos de distintas partes del mundo para conducir con él. Su tarea principal será descentralizar el servicio de la Iglesia de Roma y trabajar para la comunión de los cristianos. Y lo hará diciendo la verdad y permitiendo que todos digan la verdad. Por eso hay tanta alegría.
 
-Pero, ¿no encontrará demasiadas resistencias para impulsar estos cambios?
-La tarea del Papa es doble. Por un lado, es el soberano del Estado de la ciudad del Vaticano, y tiene un governatorato en el cual trabajan 2000 personas; por otra parte, es el líder espiritual universal. La curia es, además, una gran burocracia de 842 personas que gobiernan 57 organismos al servicio de la misión religiosa. Pienso que las estructuras van a comenzar a caer de a poco, pero no lo hará él solo, sino junto al consejo de asesores. Me imagino un organigrama nuevo, descentralizado, con amplia participación de los laicos. Él conducirá con el ejemplo, permitiendo que la verdad salga a la luz. Lo oscuro y corrupto caerá por sí mismo.
 
-¿Su papado provocará cambios políticos en la Argentina?
-Su conducción no va a ser en contra de nadie, sino a favor. En la carta que le envió al presidente de la Corte Suprema dice que "administrar justicia es una de las más insignes tareas que el hombre puede ejercer". No se inmiscuye con la reforma judicial específicamente. Creo que su poder moral va a influir en la sociedad civil, y por ende tocará la esfera política, como la empresarial y tantas otras. El foco estará puesto en la sociedad y no en la política. Y la influencia positiva se dará de abajo hacia arriba. Ya lo estamos viendo: la gente está yendo a confesarse o a asistir a misa como hacía años no ocurría. Vuelven con amor a la Iglesia Católica. Y esto es una gran noticia...
 
Link:

5 comentarios:

  1. Anónimo14.5.13

    sanata sanata pura sanata esta es la sanataaaa pastoraaaaal siiiii sanata sanata pura sanata

    ResponderEliminar
  2. Anónimo14.5.13

    Lentamente Mauricio, sintiendolo mucho por cierto, voy
    a ir dejando de hacer Comentarios, debido a que por lo
    que observo, los Art.,de este blog...parecen no tomar-
    se en serio.!

    ETELVINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauricio14.5.13

      Etelvina, como siempre sos libre de hacer lo que quieras. No creo que no se tomen en serio los art. lo que interpreto es que hay expresiones agudas de gran ironía, no me parece mal, cada uno se expresa como lo siente, en eso consiste el diálogo. Hay quienes pueden ser muy devotos de Jesucristo, otros también de la Virgen y otros, lamentablemente, de seres humanos. Hay quienes tienen fe y otros tienen una ideología que ocupa el lugar de la fe pero la llaman "fe". Enfin, hay de todo, y cada cual tiene su tiempo de sanación lo cual no significa que se transforme en un estereotipo en serie sino ser realmente quien se es y eso solamente puede desarrollarse siguiendo a Jesucristo, que es único y tiene muchas facetas al mismo tiempo, como un diamante. Dios te bendiga.

      Eliminar
  3. ES BUENO EN LA VIDA TOMAR LAS COSAS CON UN POCO DE HUMOR PORQUE HACER DE LA IGLESIA UN CEMENTERIO ES ESPANTOSO....PREGUNTO DE QUE SIRVE ANDAR MOVIENDO EL CULITO EN LAS MISAS CARISMATICAS SI DESPUES SOY TAN INTOLERANTE???????? ESO LO VEO MUCHO Y ES REPUGNANTE..... SEAMOS MAS ALEGRES Y NO VIVAMOS TAN HIPOCRITAMENTE PORFA!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matías17.5.13

      Lo que pasa es que este Papa es futbolero y gusta de ser popular, entiendo que es su manera de comunicarse y le gusta mucho a las multitudes. Es un Papa para las multitudes, las grandes multitudes que ansían que les corroboren sus gustos y eso gusta mucho a las multitudes que lo han hecho rey y a él le gusta que lo hagan rey, es un rey popular un rey de las multitudes viva el rey multitudinario! me gusta este Papa!

      Eliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.