"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

24 de junio de 2012

El Nacimiento de san Juan Bautista - Solemnidad

24 de junio
Lucas 1, 57-66.80
 
Juan Bautista vive en la Verdad y muere por ella. San Juan Bautista es uno de los personajes más apasionantes de la Historia de la Salvación. Concebido prodigiosamente por Isabel y Zacarías, despierta la curiosidad de parientes y vecinos. Le es dado un nombre que burla todos los intentos de incluirlo en un elenco de nombres tradicionales, incluyendo el de su padre. - “Su nombre es Juan” - coinciden proféticamente Zacarías e Isabel. Simple, desconocido, carente del prestigio que arrastran los más respetables y poderosos, Juan es simplemente Juan, el que sorprende a quienes preguntan quién es: “Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías, él tomó la palabra y les dijo: ‘Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego`” (Lucas 3, 15-17). Juan es el hombre respetuoso de la verdad, que no cede a la tentación diabólica de inventar una mentira para medrar ante ese pueblo deseoso de encumbrarlo. La humildad que lo identifica es el signo mayor de su perfil profético. Su fidelidad a la verdad lo acompaña durante el ejercicio de su singular misión. Su muerte, en manos del frívolo Herodes, constituye la prueba final de su culto incondicional a la verdad.
 

Buen servidor que cumple su misión y desaparece. El Bautista se retira de la escena apenas aparece Aquel del que es Precursor. Sabe quién es, no fuerza en provecho suyo una identificación que no le corresponde. El evangelista y Apóstol Juan, que había sido discípulo suyo, transcribe la confesión simple y llana del Bautista: “Nadie puede atribuirse nada que no haya recibido del cielo. Ustedes mismos son testigos de que he dicho: ‘Yo no soy el Mesías, pero he sido enviado delante de él`”……”Es necesario que él crezca y que yo disminuya” (Juan 3, 27-28. 30). Este “más que un profeta” queda sólo y desaparece, hundido y decapitado en una infame cárcel herodiana. Se lo percibe sereno y callado, como el buen servidor que ha cumplido su tarea a la perfección. La devoción que el pueblo cristiano le profesa responde a la exaltación del hombre humilde, recompensado con creces por su Señor. ¡Un admirable ejemplo! Pero, al mismo tiempo, una elocuente lección de auténtica sabiduría. Juan Bautista hace de la verdad su estilo de vida. Allí radica su mensaje a la sociedad actual. No es una figura para destacar desde la distancia de veinte siglos; encarna un llamado de actualidad que únicamente puede se formulado desde una vida como la suya.

¿Qué es la verdad? Las personas que integran la moderna sociedad necesitan conocer la verdad para vivir en ella. Uno de los grandes inconvenientes del mundo, que intenta construir vanamente sus propias pautas de conducta, es no tener claro lo que inquietó a Pilato durante el juicio contra Jesús: “El que es de la verdad escucha mi voz. Pilato le preguntó: ¿Qué es la verdad?´” (Juan 18, 37-38). Cuando el Bautista identifica a Jesús, ante sus seguidores, define cuál es esa Verdad: “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1, 29). Al morir Lázaro, aquel amigo de Jesús, y ante el dulce reproche de Marta, el Señor se identifica sin vueltas: “Yo soy la Resurrección y la Vida” (Juan 11, 25). Y en diálogo con Tomás afirma: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Juan 14, 6). El Bautista comprueba que Cristo es la Verdad que da ritmo a nuestro andar; lo importante es seguirlo, caminar toda la vida con Él y “permanecer en Él”. Conformar nuestra voluntad con lo que Jesús nos revela como voluntad del Padre es vivir en la verdad. ¡Qué lejos está lo que se ve del mundo de ese principal mandato!

Vivir en la Verdad. La Verdad, con la que Jesús se identifica, no es una formula filosófica elaborada por algún intelectual ocasional, es la Persona del Verbo, es Jesucristo. Permanecer en su amor es andar en la Verdad. No me refiero, por tanto, a una “verdad” individualista y caprichosa, sino a la Palabra que proviene de Dios, que es Dios: “Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios” (Juan 1, 1). El santo Precursor no duda de esa Verdad, le prepara el camino hacia los hombres y la anuncia. Es la voz fuerte que la transmite y que, cuando llega, no vacila en esfumarse humilde y serenamente. Es admirable su valiente actitud en la que la mentira y la simulación no tienen cabida. Es un modelo para una humanidad que sigue entreverada en sus engaños y falsos proyectos. Es el hombre que vive en la verdad porque ama y obedece a Quien es la Verdad. Hoy es anunciada por la Iglesia de Cristo, celebrada eficazmente en cada sacramento y testimoniada por los santos. El mundo necesita redescubrirla y constituirla, por la fe, en un nuevo Orden y, por lo mismo, en sus culturas y estilos de vida.
 
Mons. Domingo Salvador Castagna

2 comentarios:

  1. Carlos Borromeo24.6.12

    Muy bueno el blog, solo a los muertos les disgusta!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Riquelme25.6.12

    Muy biena la homilía

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.