"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

14 de mayo de 2012

Benedicto XVI comenta piezas de música sacra

El presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, ofreció ayer un concierto a Benedicto XVI con motivo del séptimo aniversario de su pontificado. La Orquesta y el Coro del Teatro de la Opera de Roma, dirigidos por los maestros Riccardo Muti y Roberto Gabbiani, interpretaron en el Aula Pablo VI, “Magnificat en sol menor” de Antonio Vivaldi; y “Stabat Mater” y “Te Deum” de los “Quattro pezzi sacri” de Giuseppe Verdi.



Al final del concierto el Papa dio las gracias a todos los que habían participado en la preparación y ejecución del concierto, subrayando la sensibilidad de Riccardo Muti por la música sacra y su labor para dar a conocer un repertorio que “expresa en música la fe de la Iglesia”. El “Magnificat” de Antonio Vivaldi, observó el pontífice “es el canto de alabanza de María y de todos los humildes de corazón que reconocen y celebran con gratitud la acción de Dios en su propia vida y en la historia; de Dios que tiene un 'estilo' distinto del ser humano porque se pone al lado de los últimos para darles esperanza. Y la música de Vivaldi expresa la alabanza, el júbilo, el agradecimiento y también la maravilla ante la obra de Dios, con una riqueza de sentimientos extraordinaria”.
 
“Con las dos piezas sacras de Giuseppe Verdi que acabamos de escuchar, el matiz cambia: nos encontramos ante el dolor de María a los pies de la cruz. El gran autor de ópera italiano, que había percibido y expresado el drama de tantos personajes en sus obras, analiza aquí el de la Virgen que mira a su Hijo en la cruz. La música se hace esencial, casi se aferra a las palabras para expresar, lo más intensamente posible, el contenido (...) para que podamos participar en ese dolor maternal y que arda nuestro corazón de amor a Cristo, hasta la estrofa final; una súplica intensa y potente a Dios para que las almas vean la gloria del Paraíso, la aspiración final de la humanidad”.
 
También el “Te Deum”, concluyó el Santo Padre, es “una sucesión de contrastes, pero la atención de Verdi al texto sacro es minuciosa y brinda una lectura diversa de la tradicional. El autor no se fija tanto en el canto de la victoria o de la coronación sino, como escribe, en una serie de situaciones: el júbilo inicial (...), la contemplación de Cristo encarnado que libera y abre el Reino de los Cielos, (...) la invocación (...) para que tenga misericordia y, en fin, el grito repetido del soprano y del coro en “In te, Domine speravi” que cierra la pieza; casi una súplica de Verdi en persona para tener esperanza y luz en el último tramo de la vida”.
 
 
Fuente: VIS - Vatican Information Service

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.