"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

14 de abril de 2012

Josué y Jueces - El fundamentalismo bíblico es ideológico 2da. parte - Seminario Bíblico por FM Parroquial 105.1



 Seminario Bíblico 2011-2012 “Cómo interpretar la Biblia” por FM Parroquial 105.1
Subsidio 36: Verbum Domini XI – Exégesis y Hermenéutica – El fundamentalismo bíblico es ideológico 2da. Parte. – Josué y Jueces.
 

Hay otro de los puntos de fundamentalismo definido en el protestante Congreso Bíblico Americano de Niágara en 1895 (ver subsidio anterior) que describe una verdad parcial: la divinidad de Cristo. Esto es cierto pero Jesucristo no es sólo Dios sino que también es hombre. Precisamente, esta cuestión de considerar únicamente lo divino y no lo humano es lo que lleva al fundamentalismo bíblico a atraerse con el pensamiento mágico dentro de su esquema fuertemente ideológico. Además, de tratarse de una cristología incompleta, monofisita, al menos en su “experiencia”.

En este caso no analizaremos esta otra característica (la magia religiosa), eso lo haremos luego, sino que veremos otro ejemplo de malas interpretaciones en que se considera a la Biblia como un libro de historia positiva o de ciencia futura.
 
Como libro de historia positiva:
 
Josué y Jueces
 
En los ambientes fundamentalistas se suele considerar al libro de Josué, uno de sus libros favoritos, como el libro que nos dice la realidad de lo que sucedió con respecto a la “conquista de Canaán” por parte de los israelitas. Así, se argumenta que todo lo relatado en este libro sucedió tal cual lo señala el texto como si se tratara de una crónica actual filmada por un periodista o corresponsal de guerra.
 
Si leemos con atención, por citar sólo un ejemplo, vemos que el libro de Josué nos dice que: La séptima suerte le tocó a los clanes de la tribu de Dan. El territorio de su herencia comprendía Sorá, Estaol, Ir Semes, Salbím, Aialón, Itlá, Elón, Timná, Ecrón, Eltequé, Guibetón, Baalat, Iehud, Bené Berac, Gat Rimón, Me Ha Iarcón y Racón, con el territorio que está enfrente de Jope. Pero aquel territorio resultaba demasiado estrecho para los hijos de Dan, y por eso subieron a atacar a Lesem. La tomaron y la pasaron al filo de la espada; y una vez que la ocuparon, se establecieron en ella, llamándola Dan, por el nombre de su padre. Esta fue la herencia de los clanes de la tribu de Dan: las ciudades y sus poblados. (Josué 19, 40-48).
 
La tribu de Dan recibió su herencia y la tomó, incluso por la fuerza. Luego, al final el libro de Josué nos relata la muerte del líder (Josué 24, 29-31). Cuando comenzamos a leer el libro siguiente: Jueces, éste nos relatará al principio también la muerte del líder (Jueces 2, 6-10). Es decir, que siguiendo el esquema fundamentalista de considerar a la Biblia como un libro de historia “ciceroniana” positiva, tenemos a la muerte de Josué como un hito historiográfico que está en el fin de un libro y el comienzo del otro.
 
El problema surge cuando leemos Jueces 18,1 que dice: En aquel tiempo no había rey en Israel. Y por aquel entonces, la tribu de Dan buscaba un territorio donde establecerse, porque hasta ese momento no le había tocado ninguna herencia entre las tribus de Israel.
 
Ahora se nos cayó el esquema fundamentalista a la basura, porque tomando a la muerte de Josué como un hito historiográfico nos dice exactamente lo contrario con respecto a la tribu de Dan. Los danitas no sabían cuál era su territorio. ¿Por qué pasa esto? ¿Acaso se olvidaron de su heredad? Esa sería una explicación absurda para justificar una ideología religiosa.
 
Este error surge por no estudiar la Biblia como corresponde, es decir, con amor al Señor y búsqueda de la verdad, sabiendo distinguir entre lo que es hermenéutica y lo que es exégesis, sabiendo distinguir entre lo que un intérprete dice con la Biblia y una aproximación a lo que la Biblia dice, que son cosas distintas, que deberían complementarse en los ámbitos pastorales sabiendo distinguirlas. Uno de los grandes problemas del fundamentalismo bíblico es que confunde a la exégesis con la hermenéutica o dicho de otra manera toma lo expresado por algún intérprete con la Biblia como Palabra de Dios, como algo “inspirado” por el Espíritu Santo. Esto también desnuda una confusión entre lo subjetivo y lo objetivo, en donde una interpretación subjetiva es considerada como absoluta por el culto idolátrico que se le rinde a la personalidad del intérprete.
 
Lo cierto es que para los judíos los libros de Josué, Jueces, I y II Samuel, I y II Reyes nunca fueron libros “históricos” sino proféticos, los llaman los “profetas anteriores”. Se trata de relatos proféticos que forman parte de la “gran historia deuteronomista” que tiene como antesala el libro del Deuteronomio, cuyo núcleo fue descubierto en tiempos del rey Josías, según el relato de II Reyes caps. 22 y 23.
 
Básicamente, el libro de Josué nos enseña cómo le van las cosas al pueblo de Dios si se mantiene fiel al Señor, en donde se realiza la conquista casi sin dificultades, en este libro los triunfos son permanentes y las dificultades son pocas; y el libro de los Jueces nos enseña cómo le van las cosas al pueblo de Dios si se hace infiel al Señor, en donde el pueblo nunca puede realizar la conquista y siempre cae en dificultades con los demás pueblos, dependiendo siempre de jueces libertadores que van pasando a lo largo del relato, en este libro los triunfos son temporales y las dificultades son muchas. Son dos visiones proféticas que nos advierten, nos exhortan, desde lo positivo y desde lo negativo, entendiendo como visión profética no una fantasmagoría sino una comprensión.
 
Hemos visto como la Biblia nos demuestra que la propia Biblia no es un libro de ciencia futura (en subsidio 35) ni de historia positiva (en este subsidio) sino de historia religiosa, historia de bendición, con una correspondiente teologización porque todos los redactores de los textos bíblicos, los hagiógrafos, fueron teólogos. En donde no interesan los detalles que para nosotros y nuestra mentalidad actual serían considerados como “históricos” en una lectura superficial, sino que se trata, en Josué y Jueces, de predicaciones proféticas puestas en forma de relatos para captar la Palabra de Dios. Lo que Dios siempre quiere para su Pueblo, en el pasado y en el presente: la bendición. ¡Esto es lo histórico, real y siempre presente!
 
¡Palabra viva!
 
Mauricio Shara
 
Bibliografía:
Biblia versión argentina “El libro del Pueblo de Dios”.
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica postsinodal “Verbum Domini”, 44.
Gabriel Mestre, “Para leer Verbum Domini”, Buenos Aires, Ágape, 2011, 47-48.
Pontificia Comisión Bíblica, documento “La interpretación de la Biblia en la Iglesia”, I, F.
Mons. Luis H. Rivas, “Los libros y la historia de la Biblia”, Buenos Aires, San Benito, 2001, 81.
Luis Alonso Schökel, Comentarios introductorios a Josué y Jueces en Biblia del Peregrino, Tomo I, Navarra, Verbo Divino, 2003, 407-419. 467-470.

2 comentarios:

  1. Woody16.4.12

    Estuvo recontundente. El fundamentalismo esta demostrado que no tiene nada que ver con la Iglesia

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16.6.12

    Hoy estamos llenos de intérpretes temerarios con la Biblia y no de respetuosos que se aproximen a la Biblia

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.