"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

27 de septiembre de 2011

Benedicto XVI: "estudiar es esencial, solo así podemos afrontar nuestro tiempo y anunciar en él el logos de nuestra fe"

El sábado 24 de septiembre, Benedicto XVI se encontró con los seminaristas de Friburgo, en el contexto de su visita apostólica a Alemania. En esa ocasión, el Santo Padre improvisó un discurso en alemán, del que ofrecemos hoy diversos extractos. Junto con los futuros presbíteros, el Papa se interrogó sobre el significado de los años de seminario, partiendo del pasaje del Evangelio de San Marcos que narra la constitución de la comunidad de los Apóstoles. “El Señor creó los Doce -dijo el Papa-. Crea algo, hace algo, es un acto creativo. Y los hizo, ‘para estar con Él y para enviarlos’ Deben estar con El para llegar a conocerlo (...), pero al mismo tiempo, deben ser enviados que parten, que llevan fuera lo que han aprendido, a los seres humanos en camino, incluso hacia los que están muy lejos de Él. (…) Esta mezcla de salir, de ser enviados y de estar con Él, creo que es lo que tenemos que aprender en el seminario”.



 “El seminario es, por tanto, un tiempo para ejercitarse y también, ciertamente, para aprender y discernir (...) Hay que verificar la vocación y para ello es también necesaria la vida comunitaria y, por supuesto, el diálogo con vuestros guías espirituales (...) También hay que aprender a confiar: si Dios lo quiere verdaderamente, entonces puedo confiarme a Él. En el mundo actual (...) donde todo cambia constantemente, donde los lazos humanos se rompen (...) cada vez es más difícil afirmar: Yo resistiré toda la vida”. Pero si Dios me ama, también me sostendrá (...) en la hora del peligro, estará presente y me dará personas, me enseñará caminos (...). La fidelidad es posible, porque Él está siempre presente, y porqué existe ayer, hoy y mañana”.

Pero además de un tiempo de discernimiento, de aprendizaje y de llamada, es desde luego, subrayó el Papa, “un tiempo de oración, (...) de aprender a escuchar a Dios verdaderamente - en las palabra de la Sagrada Escritura, en la fe de Iglesia y en la liturgia, y aprender el hoy en su Palabra. En la exégesis aprendemos muchas cosas importantes sobre el pasado: cuáles eran las fuentes, qué comunidades había... También esto es importante. Pero lo más importante es que en este ayer aprendamos el hoy; que aprendemos que Él habla ahora con estas palabras que traen consigo todo el presente y que, más allá de sus inicios históricos, conllevan una plenitud que habla a todas las épocas”.

El Santo Padre recordó las palabras de san Pablo: “La fe viene de la predicación”, y explicó que significan que la fe necesita “de la palabra viviente (…) de las palabras de la Iglesia a través de todos los tiempos, la palabra actual que ella me dirige mediante los sacerdotes, los obispos, los hermanos y las hermanas. Forma parte de la fe el ‘tú’ del prójimo, así como el ‘nosotros’”.

En este sentido, subrayó la importancia de aprender a acoger a los demás con todas sus peculiaridades, y ser conscientes de que tienen que soportar las nuestras. Sólo así se puede formar un “nosotros” que constituya una verdadera comunidad para “estar juntos en el camino hacia el Dios viviente. (…) El ‘nosotros’ es la entera comunidad de los fieles, de hoy y de todos los lugares y tiempos. (…) Somos Iglesia. Seámoslo precisamente en el abrirnos e ir más allá de nosotros mismos para ser Iglesia con los demás”.

Finalmente, Benedicto XVI quiso recordar a los seminaristas la importancia del estudio en el camino de preparación al sacerdocio: “Sabemos que san Pedro dijo: ‘estad siempre preparados para dar respuesta a todo el que os pida razón, el logos, de vuestra fe’. Nuestro mundo actual es un mundo racionalista y condicionado por la cientificidad, aunque a menudo se trata de una cientificidad aparente. (…) La fe no es un mundo paralelo del sentimiento que nos permitimos como algo extra, sino que es precisamente aquello que abraza el todo, le da sentido, lo interpreta y proporciona también direcciones éticas interiores con el fin de que sea comprendido y vivido en vista de Dios y a partir de Dios. Por eso es importante estar informados, comprender, tener la mente abierta, aprender. (…) Estudiar es esencial: solo así podemos afrontar nuestro tiempo y anunciar en él el logos de nuestra fe”.


Fuente: VIS - Vatican Information Service

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.