"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

17 de junio de 2011

Unidad y diversidad


El Santo Padre recibió hoy a los prelados de Madras-Mylapore, Madurai, Pondicherry y Raipur (India), al final de su visita “ad limina” y, prosiguiendo con la reflexión sobre la vida de la Iglesia en ese país habló de las responsabilidades de los obispos con el clero y los religiosos y religiosas de la nación. “Habéis sido enviados al pueblo de Dios como pastores y estáis llamados a enseñar, santificar y gobernar las Iglesias locales”, dijo el Papa. “Cumplís esta tarea a través de la predicación del Evangelio, la celebración de los Sacramentos, y la atención por la santidad y la eficaz actividad pastoral del clero. (...) También estáis llamados a gobernar en la caridad a través de una vigilancia prudente con vuestras facultades legislativas, ejecutivas y judiciales. En este papel delicado y exigente, el obispo, como pastor y padre, debe unir y formar a su rebaño como una familia en la que todos, conscientes de sus deberes, desean vivir y actuar como uno solo en la caridad”.


Entre las responsabilidades más importantes del obispo, prosiguió el pontífice, está “la promoción del carisma de la unidad, que constituye un poderoso testimonio de la unicidad de Dios y una característica de la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Con vuestro ministerio estáis llamados a fortalecer al pueblo a quien Dios ha elegido como suyo, a servirlo y reunirlo en un solo templo, una digna morada para el Espíritu”.

“Debéis apoyar a vuestros sacerdotes, vuestros colaboradores más cercanos, y estar atentos a sus necesidades y aspiraciones, interesándoos por su bienestar material, espiritual e intelectual. Ellos, como hijos y compañeros de trabajo, están llamados a su vez, a respetar vuestra autoridad y a trabajar con alegría, humildad y plena dedicación por el bien de la Iglesia, pero siempre bajo vuestra dirección. Los lazos de amor fraterno y de interés común que mantengáis con vuestros sacerdotes serán la base para superar las tensiones que puedan surgir, y promover las condiciones más propicias para el servicio del pueblo de Dios, (...) llevándoles a conocer su valor y a asumir la dignidad que les corresponde como hijos de Dios.”.

“Los religiosos y religiosas también necesitan vuestra orientación y apoyo”, observó el Santo Padre. “El testimonio de vuestro amor profundo por Jesucristo y su Iglesia les ayudará en su entrega a la perfecta pobreza, castidad y obediencia a la vida a la que han sido llamados”.

Benedicto XVI concluyó recordando la importancia de la vida consagrada y pidió a los prelados que garantizasen siempre a los consagrados “una sólida formación humana, espiritual y teológica”. Al final, el Papa expresó, en particular, su aprecio por “las muchas religiosas en la India” que “dan testimonio de la santidad, vitalidad y esperanza de la Iglesia, (...) ofrecen innumerables oraciones y llevan a cabo incontables buenas obras, a menudo escondidas, que sin embargo tienen un gran valor para la edificación del reino de Dios”.


Fuente: VIS - Vatican Information Service


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.