"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

18 de junio de 2011

Solemnidad de la Santísima Trinidad. Ciclo A



Éxodo 34, 4b-6.8-9
S.R. Daniel 3, 52-56
II Corintios 13, 11-13
Juan 3, 16-18
 

La existencia histórica de Jesucristo, de modo particular, como hemos visto en los últimos meses, el tiempo de su Pasión, Muerte y Resurrección, ha sido vivida por Él mismo en un constante diálogo de Amor con el Padre. Su misión, podríamos decir, ha sido el introducir a sus amigos, los discípulos de todos los tiempos, al conocimiento de Aquel que lo había enviado, a través de la constante acción del Consolador. (Cf. Colecta).
 
Si no partimos de este hecho tan evidente en las Sagradas Escrituras, como muchos ignoran, no se  puede comprender que la Santísima Trinidad, antes de ser dogma de fe, es ciertamente un misterio en el cual debemos ser introducidos.
 
De hecho, ¿cómo se puede conocer lo que es imposible de definir? Esto lo experimentó también san Agustín que, sumergido en las profundidades de sus propias meditaciones, en las costas del mar Tirreno, se encontró con un niño en el fuerte tentativo de echar toda el agua del mar Mediterráneo en un pequeño agujero cavado en la arena. Ante el desconcierto del gran santo, el niño dijo con una sonrisa: “Y tú, ¿cómo crees poder comprender que Dios es infinito, con tu mente que es tan limitada?”.
 
Pero esta, que podría parecer una derrota de la inteligencia humana, es en realidad el inicio de un nuevo tipo de conocimiento que, como la flor más hermosa, puede crecer en la base sólida que es la razón humana, exaltándola y llevándola a su complimiento:  se trata de la fe!
 
Para poder conocer el océano infinito, de hecho, lo mejor es dejarse empujar en la sólida barca de Pedro, que es la Iglesia, por la acción del Espíritu Santo que, como un viento impetuoso, conoce la ruta a seguir.
 
La Santísima Trinidad no se puede comprender, pero se le puede ver en acción y sobretodo, se puede vivir en Ella désde que Jesús nos abrió la puerta del Reino de los cielos. Por ello es necesario entrar “en esa nube” a través de la cual Dios se revela al hombre, convirtiéndolo en su herencia (Cf. Ex 34, 5.9).
 
Es la incorporación a Cristo que hace posible en nosotros la acción del Espíritu: nosotros no sabríamos qué decir, si no hubiéramos recibido en nuestros «corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: ¡Abba!, es decir, ¡Padre! » (Cf. Antífona de la Comunión).
 
La verdad de Dios la comprendemos este domingo, no es por lo tanto una abstracción filosófica de poseer, sino una realidad de Amor infinito en el cual dejarse sumergir y del cual hacer experiencia, como hijos regenerados en el Hijo, constantemente dirigidos al Padre Celestial que quiere donarnos la "salvación" y la "vida eterna" (cf. Jn 3,16-17).
 
Por lo tanto dejémonos transformar por el Pan eucarístico, que en breve recibiremos, en el "sacrifico perenne" agradable al Señor (Cf. Oración sobre las ofrendas), para que nuestra vida sea conforme a la de Cristo, e inicie a cultivar en nosotros, “sus propios sentimientos” (Cf. 2 Co 13,11).
 
Fuente: Congregatio pro Clericis

1 comentario:

  1. Anónimo18.6.11

    Felicitaciones Mauricio por ilustrar tan bella-
    mente a la Trinidad...al fin alguien que entendio
    que el Esp.Santo es "una persona" y no una simple
    paloma.!
    Insondable e incomprensible
    imposible de razonar
    los teologos sobre ella han discutido
    sin poderla dilucidar...!
    ETELVINA

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.