"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

20 de mayo de 2011

Mons. Frassia: "¡Dios jamás despersonaliza! ¡Jamás "lava" las ideas! porque el llamado de Dios no es una ideología"



Reflexión de monseñor Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús en el programa radial "Compartiendo el Evangelio", para el Domingo del Buen Pastor (15 de mayo de 2011)

San Juan 10,1-10
 
Jesús dijo a los fariseos: “les aseguro que el que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino por otro lado, es un ladrón y un asaltante. El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. El guardián le abre y las ovejas escuchan su voz. El llama a cada una por su nombre y las hace salir. Cuando las ha sacado a todas, va delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz. Nunca seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen su voz". Jesús les hizo esta comparación, pero ellos no comprendieron lo que les quería decir. Entonces Jesús prosiguió: "Les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos aquellos que han venido antes de mí son ladrones y asaltantes, pero las ovejas no los han escuchado. Yo soy la puerta. El que entra por mí se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará su alimento. El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia.
 

El Evangelio siempre nos asombra, por su sencillez, simplicidad y profundidad. Cristo es el Pastor, que elige a los Apóstoles y los envía. Elige a Pedro, de un modo especial, para que sea el custodio y hermano mayor de todas las demás iglesias. Por eso Pedro es el Vicario de Cristo y los obispos son sucesores de los Apóstoles; pero Pedro especialmente es el Vicario de Cristo. El representante. El “dulce rostro de Jesús” aquí en la tierra.
 
Nosotros sabemos que Jesús llamó, eligió, propuso y les dio la misión. En este llamado de Cristo, este “meterse en la vida de los hombres”, cambiarles la vida, darles sentido a su vida, la historia vuelve a repetirse y por eso la Iglesia tiene que llamar.
 
Por eso hay que proponer a los jóvenes para que vengan a ser continuadores de la obra de salvación del Señor. Para que cada uno le preste su corazón, sus manos, su lengua, su boca, sus ojos, su vida, y que el Señor esté presente, de forma explícita, a través de estos futuros pastores.

Hoy rezamos por las vocaciones sacerdotales y religiosas, especialmente por aquellos que son llamados, para que escuchen y sepan responder. Porque el que escucha bien, va a responder bien; el que escucha mal, se va a equivocar en la respuesta.
 
También es muy importante saber que cuando Dios irrumpe en la vida de un joven, se mete en su vida, lo hace más persona. ¡Dios jamás despersonaliza! ¡Dios jamás lava las ideas!, porque el llamado de Dios no es una ideología. A veces, sí, las ideologías te lavan la cabeza. Pero el Señor, al llamarte, al dar su propuesta, su mensaje, hace y respeta profundamente la vida de cada uno de nosotros.
 
¡Uno es más cuando lo escucha a Jesús!
¡Uno es más cuando da a Jesús!
¡Uno es más cuando obra en su nombre!
¡Él ama, Él conoce, Él guía, Él tiene autoridad y Él llama!
 
También nosotros, en la Iglesia local, diocesana, el obispo, los sacerdotes, la comunidad, tenemos que conocer, amar, guiar, ser veraz y actuar con autoridad. La autoridad que Dios da y que, a la vez, tiene que anunciar.
 
Joven: escucha si Dios te llama. Responde, porque lo que Dios da, te lo puede pedir; y si te lo pide es porque primero te lo dio. Que tengas un hermoso día y que Jesucristo, el Buen Pastor, nos ayude a seguirlo para tener vida, y vida en abundancia.
 
Les dejo mi bendición en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
 
Mons. Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús
 
Fuente: AICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.