"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

21 de mayo de 2011

¿Interpretación sin presupuestos? - Seminario Bíblico 2011 por FM Parroquial 105.1

"Nuestra humildad ante la Sagrada Escritura"

Seminario Bíblico 2011 por FM Parroquial 105.1
Subsidio 11 de estudio - ¿Interpretación sin presupuestos?


I Introducción
 
 
¿Es posible una interpretación de la Biblia sin presupuestos? El teólogo protestante Rudolf Karl Bultmann en un famoso ensayo respondió rotundamente que “No”. Y a pesar de que Bultmann ha sido superado en muchos aspectos de la exégesis bíblica y la teología, sin embargo, en cuanto a una interpretación libre de presupuestos nos hace pensar en que cada interpretación supone un entendimiento previo, lo que podemos llamar una “pre-comprensión” de la Sagrada Escritura.
 
 
Y es cierto que cuando interpretamos la Biblia llevamos mucho de nosotros mismos: cultura, tradiciones, teologías, espiritualidades, etc. Porque el conocimiento en el ser humano no opera jamás en el vacío sino que se vincula en una complejidad de ideas, actitudes, sentimientos e intereses diversos (eclesiales, económicos, políticos, etc.).
 
 
Esto es parte de la vida, forma parte importante del llamado “inconsciente” por la psicología, de ahí proceden actitudes racionales y emocionales. A partir de ahí interpretamos la vida, a las personas y a los textos. Por este motivo se hace importante la exégesis científica de la Biblia, aunque el mismo método histórico-crítico está también supeditado, en cierta forma, a esta cuestión. Es que tanto los lectores como los autores sagrados están ligados a un contexto histórico, social, cultural, político, etc. La Revelación se dio de un modo humano, inspirada por el Espíritu Santo pero de un modo humano, con palabras humanas. Nuestra hermenéutica es selectiva y el proceso de selección está ligado no en una pequeña medida en todo lo señalado.
 
 
II Ejemplos
 
 
Vamos a leer Juan 9, 1-9 girando la óptica de este estudio e intentaremos recrear de forma amena y “teatral”, con una cierta ironía, tres brevísimas interpretaciones distintas de acuerdo a una filosofía determinada: ilustración, existencialismo y empirismo:
 
 
Al pasar, vio a un hombre ciego de nacimiento. Sus discípulos le preguntaron: «Maestro, ¿quién ha pecado, él o sus padres, para que haya nacido ciego?». «Ni él ni sus padres han pecado, respondió Jesús; nació así para que se manifiesten en él las obras de Dios. Debemos trabajar en las obras de aquel que me envió, mientras es de día; llega la noche, cuando nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo». Después que dijo esto, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva y lo puso sobre los ojos del ciego, diciéndole: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé», que significa "Enviado". El ciego fue, se lavó y, al regresar, ya veía. Los vecinos y los que antes lo habían visto mendigar, se preguntaban: «¿No es este el que se sentaba a pedir limosna?». Unos opinaban: «Es el mismo». «No, respondían otros, es uno que se le parece». El decía: «Soy realmente yo».

  
1)    Una interpretación ilustrada, iluminista, pone el acento en la expresión “Maestro” con la cual se llama a Jesús. La ceguera se parece a la ignorancia en el hecho de no tener visión de las cosas, “el que no sabe es como el que no ve” dice la sabiduría popular. El ciego fue sanado por el Maestro y pudo ver, por eso la educación y la formación cristianas son imprescindibles, Jesús es el Maestro que nos ilumina, que nos ilustra, El encuentro con Jesucristo nos libera de la ceguera de la ignorancia. Testimonio: “Yo no conocía al Señor pero la enseñanza académica me ha iluminado en cuanto a saber razonablemente quién es Él, no necesito nada más, seguiré estudiando en la biblioteca”
2)    Una interpretación existencialista, vitalista, pone el acento en la cuestión vital del relato. El Evangelio según san Juan cita la expresión “Yo Soy” muchas veces en relación a Jesucristo, acá vemos como no sólo Jesús sino también el ciego, luego de ser sanado dice “yo soy” o “realmente soy yo” como relata la versión argentina. Lo importante es la vida que se desprende del encuentro con Jesucristo, Él nos transmite la vida. Entonces, “no importa lo que Ud. sepa o no sepa de la Biblia lo importante es que lo viva”. Testimonio: “Yo estaba en la ruina, pero Dios me ha dado vida, no necesito nada más, lo importante es mi vida, seguiré buscando mi propia realización sin importarme los demás, la calidad de vida es signo de la presencia de Dios”. 
3)    Una interpretación empirista, experimental, pone el acento en el “toque de Dios”, Jesús tocó al ciego, lo importante es el toque, la experiencia. Después del “toque de Dios” Ud. estará tocado para la conquista… “¡déjese tocar por el Señor!”… Lo importante es la emoción, la experiencia sensible “¡a Dios se lo siente!”… Milagros y maravillas provienen del encuentro con Jesucristo “¡los ciegos ven, los inválidos se levantan de las sillas de ruedas!”, Él nos libera de los maestros que no captan el “mover del Espíritu” porque son carnales. Testimonio: “Yo era un hombre pecador pero Dios me tocó, y ahora no necesito nada más, seguiré sintiendo al Espíritu para emocionarme más y más”.
 
 
En estas tres breves interpretaciones, en un tono jocoso pero muy gráfico, muy actuales por cierto en las predicaciones, vemos como todas tienen parcialmente verdad y al mismo tiempo el error. Lo nocivo es quedarse y encerrarse en una sola como si se tratara del top de la “espiritualidad bíblica” y ver dialécticamente todo lo demás como inferior y que debe someterse. En realidad, son importantes la formación, la vitalidad y la experiencia. Porque si se trata sólo de formación corremos el riesgo de enfriarnos en la fe, si es sólo existencialismo corremos el riesgo de terminar en una temporalidad mediocre, y si es sólo empirismo corremos el riesgo de volvernos fanáticos. La vida de la fe no es una ideología sino que es dinámica y necesita del equilibrio, la armonía entre la fe y la razón.
 
 
III Conclusión
 
 
No deja de ser riesgoso ir a la Biblia con los presupuestos de una determinada espiritualidad o cultura. De ahí que sea insoslayable y el comienzo de una verdadera sabiduría bíblica el tomar conciencia, en cuanto sea posible, de las particularidades de nuestra “pre-comprensión” y ponerlas bajo control para minimizar al máximo el efecto negativo de nuestros apriorismos y puntos de vista personales. Porque ni el conocimiento de la fe es sólo de libros, ni la vida de la fe es mero existencialismo, ni la experiencia cristiana es mera emoción religiosa. Lo curioso, es que todas estas líneas de interpretación tienen una enorme vinculación con la Filosofía, aunque muchas personas no lo sepan. Por eso, es importante el discernimiento para no caer en un encierro, un dualismo, una sectorización o una dialéctica. Jesús es nuestro Maestro, nuestro Salvador y nuestra Vida para adentrarnos en el Misterio Trinitario. Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. En nuestro Dios está la unidad y la diversidad.
Como podemos constatar este tema se relaciona mucho con la animación pastoral, por eso es bueno concluir con la lectura del párrafo 73 de la Verbum Domini de Benedicto XVI:

En este sentido, el Sínodo ha invitado a un particular esfuerzo pastoral para resaltar el puesto central de la Palabra de Dios en la vida eclesial, recomendando «incrementar la “pastoral bíblica”, no en yuxtaposición con otras formas de pastoral, sino como animación bíblica de toda la pastoral». No se trata, pues, de añadir algún encuentro en la parroquia o la diócesis, sino de lograr que las actividades habituales de las comunidades cristianas, las parroquias, las asociaciones y los movimientos, se interesen realmente por el encuentro personal con Cristo que se comunica en su Palabra. Así, puesto que «la ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo», la animación bíblica de toda la pastoral ordinaria y extraordinaria llevará a un mayor conocimiento de la persona de Cristo, revelador del Padre y plenitud de la revelación divina. Por tanto, exhorto a los pastores y fieles a tener en cuenta la importancia de esta animación: será también el mejor modo para afrontar algunos problemas pastorales puestos de relieve durante la Asamblea sinodal, y vinculados, por ejemplo, a la proliferación de sectas que difunden una lectura distorsionada e instrumental de la Sagrada Escritura. Allí donde no se forma a los fieles en un conocimiento de la Biblia según la fe de la Iglesia, en el marco de su Tradición viva, se deja de hecho un vacío pastoral, en el que realidades como las sectas pueden encontrar terreno donde echar raíces. Por eso, es también necesario dotar de una preparación adecuada a los sacerdotes y laicos para que puedan instruir al Pueblo de Dios en el conocimiento auténtico de las Escrituras. Además, como se ha subrayado durante los trabajos sinodales, conviene que en la actividad pastoral se favorezca también la difusión de pequeñas comunidades, «formadas por familias o radicadas en las parroquias o vinculadas a diversos movimientos eclesiales y nuevas comunidades», en las cuales se promueva la formación, la oración y el conocimiento de la Biblia según la fe de la Iglesia.

       
Preparado por Mauricio Shara en base a la siguiente bibliografía:
Texto bíblico de la traducción argentina “El Libro del Pueblo de Dios”
Armando J. Levoratti, “Cómo interpretar la Biblia”, Comentario Bíblico Internacional católico y ecuménico para el siglo XXI, Navarra, Verbo Divino, 2005, 25-27
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal “Verbum Domini”, 73 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.