"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

23 de mayo de 2011

El encuentro con Jesús es el punto de partida de un nuevo camino

"Hace cuatro años, conscientes del cambio de época que vivimos, la Palabra nos marcó la ruta cuando, en Aparecida, nos propusimos decididamente promover a todos los niveles el discipulado misionero al servicio de la vida; en esta misma línea seguimos afirmando nuestros pasos, de cara a la misión continental. Para los próximos cuatro años hemos delineado un plan que nos orientará, también hemos elegido una nueva directiva que estará al servicio de este proceso". Lo afirma el mensaje Final de la XXIII Asamblea Ordinaria del CELAM, que se ha celebrado del 16 al 21 de mayo en Montevideo (Uruguay), del que hemos recibido una copia en la Agencia Fides.



En la introducción del mensaje se recuerda la reciente invitación del Santo Padre para que la Palabra de Dios "sea cada vez más el corazón de toda actividad eclesial" (Verbum Domini, 1), así escriben los Obispos, "hemos discernido para caminar en comunión, buscando que la acción evangelizadora en nuestro continente sea transparencia viva del servicio de Jesús para todos nuestros hermanos, particularmente los pobres y necesitados".

Para ilustrar este compromiso, los Obispos han optado por el episodio de Jesús en la entrada de Naín (Lc 7, 11-17), cuando devolvió la vida al hijo que llevaba una madre viuda a enterrar, acompañada por muchas personas de la ciudad. El mensaje dice lo siguiente: "La procesión presidida por Jesús nos evoca los caminos abiertos por el Evangelio en nuestra historia y las multitudes que han adherido con fe y se han comprometido, incidiendo decisivamente en la cultura cristiana que ha distinguido a nuestros pueblos. Nos dice el Evangelio que al llegar a la puerta de la ciudad, Jesús se encuentra con otro grupo que viene en dirección contraria llevando un joven muerto para su sepultura. También nosotros encontramos en nuestro camino muchas 'procesiones de muerte'. Nos duele la muerte de tanta gente, víctima de la violencia causada por el narcotráfico. Nos duelen nuestras jóvenes generaciones que se desencantan con las instituciones que han perdido su credibilidad por causa de la corrupción campante".

"Este encuentro con Jesús es el punto de partida de un nuevo camino: ambas procesiones, la de la muerte y la de la vida, se convierten al final en una sola, la de la vida. Como Iglesia portadora de la Vida del Reino de Dios nos sentimos llamados a llevar adelante una nueva evangelización que levante a los caídos, incluya a los excluidos de nuestra sociedad, sane a los heridos, responda a los que preguntan dónde está Dios en medio de las calamidades, devolviendo la esperanza de esa vida plena que brota del Crucificado Resucitado".

El mensaje se concluye con una invitación a todos para  que se realice un compromiso mayor e invocando la protección de Nuestra Señora de los "Treinta y Tres", muy venerada en Uruguay. El documento lleva la fecha del 20 de mayo de 2011.

Link:
Mensaje XXIII Asamblea del CELAM (español):
http://www.fides.org/spa/documents/celam_20052011.pdf

Fuente: Agencia Fides

1 comentario:

  1. Anónimo24.5.11

    Desde ya que haber tenido un real Encuentro con
    Cristo, nos abre un nuevo caminar, lo que antes fue un "camino de muerte" El lo tranforma, en
    un nuevo camino de vida...siguiendo sus huellas
    hasta el dia final.!

    ETELVINA

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.