"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

6 de noviembre de 2012

Mons. Héctor Aguer: "La Liturgia es pedagogía y el Papa en ese sentido es un maestro"


 
Reportaje a monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, realizado en el programa “Claves por un Mundo Mejor” (3 de noviembre de 2012)


¿Cómo ha sido la experiencia del reciente Sínodo?

“Creo que es la percepción de que estamos empeñados en la obra de Dios, en la misión de Cristo, y por tanto había un deseo de satisfacer las exigencias de esa misión, de una constante apelación a la presencia continúa del Espíritu Santo”.


“Hablamos de una conversión. Conversión que no es cambio de estructuras pastorales, por ejemplo, o de métodos sino que hay cosas que habrá que revisar porque muchas de ellas son contingentes si no hay cambio personal y comunitario”.


“A mí me sorprendió gratamente que, por ejemplo y para definir algo muy particular, ha habido una valoración altamente positiva de la Parroquia. ¿Por qué? Hace unos años cundió una especie de crítica. Aquí se habló de la Parroquia como algo central para la transmisión de la fe y para la nueva evangelización pero de una Parroquia que no sea un sitio poco abierto, digamos así, donde la iglesia está siempre cerrada o exclusivamente dedicada a esperar que la gente venga para recibir servicios religiosos sino una Parroquia que sea un centro misionero y por tanto articulada orgánicamente en su interior, con gente preparada para eso”.


“La idea fundamental acerca de la transmisión de la fe es que el sujeto es la Iglesia toda, no solamente el Papa, los Obispos, los sacerdotes, los católicos más empeñados en la vida pastoral como colaboradores del Párroco, por ejemplo, sino de todos los cristianos, todos los miembros de la Iglesia”.


“Eso supone un cambio de perspectiva y a eso se le da el nombre clásico de conversión. Ahora la cuestión concreta es cómo se hace, cómo se logra efectivamente eso. De hecho había una intención muy fuerte puesta en ese tipo de renovación”.



¿Cómo era la tarea durante el Sínodo?

“La Congregación General de la mañana comenzaba a las 9, cuando había congregación general, con el canto de la hora tercia de la Liturgia de las Horas. Muy bello, en latín, con el coro que nos acompañaba todo el tiempo y el Santo Padre asistió a muchas, a la mayoría de las Congregaciones Generales”.


“Después de la oración de la Hora Tercia comenzaba el programa sinodal. Al principio se escucha al relator general, el Arzobispo de Washington quien proponía la relación antes de la discusión, es decir que a partir de un instrumento de trabajo él ofrecía algunos caminos para la discusión sinodal”.


“Luego, y eso duró más de una semana, las intervenciones de los Padres Sinodales. Cada uno tenía cinco minutos y ahí estuvo la mía también de la que hablamos en el programa anterior”.


“Luego en la congregación de la tarde, en la última hora, de 18 a 19, había discusión libre, a la que uno podía anotarse. Todo es electrónico y si el tiempo daba teníamos 3 o 4 minutos también para intervenir libremente. Esto dio una mayor agilidad y debo destacar que este debate es una novedad que el Papa Benedicto XVI hizo instrumentar hace un par de sínodos”.


“Después, cuando terminaron las intervenciones de los Padres Sinodales, comenzó el trabajo en los grupos menores, en los círculos lingüísticos. Había dos de lengua española, tres inglés, uno de francés, dos de italiano y uno de alemán. Y en los grupos, en los círculos menores como se los llama, éramos unos 25 o 26 en el nuestro, había que ir esbozando las proposiciones”.


“En total se reunieron como 350 proposiciones que luego pasaron a la Secretaría General y de allí al Relator General, con el Secretario especial y sus ayudantes, las trabajaron como resumiéndolas y dejaron finalmente 57 proposiciones. Luego eso volvió a los círculos menores para que se propusieran modificaciones y por cada círculo menor pasan todas las proposiciones. Ahí se proponen modificaciones que luego el Relator General con sus colaboradores acepta o no, introduce o no, y se hace un elenco de proposiciones que es lo que hay que votar finalmente por si o por no”.


¿Alguna anécdota que recuerde o algo que le haya llamado particularmente la atención?


“Hay que recordar también que además de los Padres Sinodales había auditores, hombres y mujeres, algunos religiosos y religiosas pero también muchos laicos. Ellos si querían podían intervenir y se les daba oportunidad de intervenir”.


“Me impresionó especialmente la intervención de un auditor, un joven de 23 años, catequista de la Diócesis de Roma, que comenzó exposición diciéndonos: “Ustedes hablaron de cómo les parece que los laicos debieran empeñarse en la Nueva Evangelización y yo quisiera hablar de como me parece que debieran empeñarse los sacerdotes. Como nos parece a los jóvenes que deben ser los sacerdotes que hoy necesitamos. Hizo una exposición realmente admirable sobre como el joven de hoy quiere un sacerdote integro, bien formado, que tenga una base cultural sólida, un hombre de fe ardiente, totalmente entregado al Ministerio”. Fue recibido con un aplauso, fue el aplauso más importante del sínodo. Realmente fue conmovedor porque yo creo que el muchacho este dio en el clavo”.


“La cuestión es ésta: la transmisión de la fe hoy requiere de la participación de todos. Una participación por supuesto articulada, orgánica pero cada uno en su ambiente. Se habló, por ejemplo, de la importancia de la familia, que es algo que con la crisis de la familia, los desastres que ocurren y todo lo demás ha quedado muy aminorado”.


“Luego, yo decía al comenzar que se señaló la importancia de la Parroquia y también la importancia de lo que se llama el primer anuncio. Esto tiene que ver con el concepto mismo de Nueva Evangelización”.


“Las primeras proposiciones entregadas al Papa se refieren a la naturaleza de la Nueva Evangelización. Y en esto ha habido un deslizamiento del concepto. En el instrumento de trabajo, y el Santo Padre varias veces ha hablado de eso, la Nueva Evangelización parecía referirse a los países de vieja cristiandad donde la fe hay quedado muy aminorada, donde hay deserciones de la vida de la Iglesia. Pero también se extiende a regiones, a países enteros en los que el Evangelio todavía no ha llegado a todos”.


“Entonces allí lo fundamental es el primer anuncio, el primer anuncio que es, en griego, lo que se llama el kerigma y es el anuncio de que Dios nos ha enviado a su Hijo Jesucristo que murió y resucitó por nosotros y que vive en la Iglesia y allí nos comunica su Espíritu. Ese núcleo esencial es lo que hay que todavía predicar y no solamente en ese mundo, podríamos decir todavía pagano para darle un nombre, sino también a los fieles de nuestras comunidades hay que recordarles lo central de la vida de la fe y aprovechar el Año de la Fe y relacionar estas dos realidades y aprovecharlo para que ellos puedan tener ámbitos de formación integral de tal manera que estén preparados y puedan asumir ese papel de ser sujetos en la transmisión de la fe”.


¿El tema de los medios de Comunicación estuvo presente en esta Asamblea del Sínodo?

 

“Sí se habló. No se habló de “Claves para un Mundo Mejor”, tampoco de la televisión pero se habló mucho de los nuevos medios, de las nuevas tecnologías. Y esa es una cuestión difícil de instrumentar en este orden porque, por ejemplo monseñor Claudio Celli, que es el presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, planteó el hecho de que los jóvenes vivan en el mundo virtual”.


“Ahora bien: ¿cómo entra el mensaje cristiano en el mundo virtual? Lo enunciamos como una necesidad, como algo que hay que afrontar pero, tengo la impresión, ya que yo soy medio antidiluviano, que no hay recetas para esto. Hay que ir ensayando y sobre todo esto, que también se dijo en alguna de las reuniones, muchas veces la entrada de los chicos en el mundo virtual es para vivir en la pavada. Entonces: ¿cómo sacarlos de la pavada a la seriedad de estas cosas fundamentales en el estilo que corresponde a la juventud, en el modo de exposición que ellos puedan captar y entusiasmarse? Yo diría, sobre todo aquí sí, el anuncio es presentar a los jóvenes la figura de Jesús”.


¿Cómo continua ahora todo ese trabajo realizado por los Padres Sinodales y cual es la conclusión que quisiera que llegara a nuestros televidentes?


“El Papa probablemente prepare una exhortación apostólica en la que no solamente recogerá las proposiciones si le parecen bien sino que, y esto me parece lo más interesante a mí, nos brindará su pensamiento acerca de esto”.


“Me gustaría decir que el Papa inauguró las Congregaciones Generales del Sínodo con una breve meditación, fueron unos diez minutos sin leer, donde, comentando el himno de la Hora Tercia, que es un himno al Espíritu Santo, hizo una meditación que fue realmente conmovedora. El Papa es un hombre de Dios, evidentemente. Ahí nos planteaba lo esencial que puede quedar, en todo caso quienes nos siguen cada sábado en Claves, que es una exhortación a vivir en serio la vida Cristiana. Eso que decimos que cada uno se sienta sujeto en la transmisión de la fe, eso es posible si se recrea un nuevo entusiasmo por ser cristiano, y una nueva comunión con Jesucristo, es el redescubrimiento de nuestra relación con Jesucristo”.


“Me parece que esa es la cuestión clave. Si todo esto puede llegar a las distintas comunidades de la Iglesia, a través de los padres sinodales o de los demás participantes del Sínodo o a través del mensaje del Sínodo que se ha difundido y que es muy importante, pero sobre todo a través de la exhortación apostólica que esperamos del Santo Padre, entonces creo que será una gran bendición para la Iglesia de hoy”.


“Una cosa más me gustaría destacar es la celebración del Año de la Fe y la liturgia papal que realmente es una cosa bella. El Papa habla frecuentemente del camino de la belleza para llegar a Dios. La Liturgia no es solamente la realización del misterio, de la presencia de Cristo muerto y resucitado por nosotros sino que es también un camino para barruntar lo que es la belleza de Dios, lo que es la belleza de la fe. En ese sentido la Liturgia es pedagogía. El Papa en ese sentido es un maestro. Y uno lo percibe inmediatamente”.


Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata

 

Fuente: AICA

1 comentario:

  1. Anónimo7.11.12

    Lo escuche a Mons.Aguer y resumo: Conversion es
    Cambio de Vida. Es hora de que vivamos "en serio" nuestra vida de Catolicos y de Fe...!!!!!

    ETELVINA

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.