"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

13 de septiembre de 2012

Benedicto XVI: "la palabra 'effatá', 'ábrete', resume en sí toda la misión de Cristo. El se hizo hombre para que el hombre, a quien el pecado había hecho sordo y mudo, pueda escuchar la voz de Dios, la voz del Amor que habla a su corazón y, de esa forma, aprenda a su vez a hablar con el lenguaje del amor, a comunicar con Dios y con los demás"

En el ángelus del mediodía, Benedicto XVI habló de una palabra que “en su sentido profundo, resume todo el mensaje y toda la obra de Cristo (...) Esa palabra es 'effatá', que significa:'ábrete'.”. El Papa explicó que Jesús estaba atravesando la zona llamada Decápolis, entre el litoral de Tiro y Sidón y Galilea, cuando le llevaron a un sordomudo para que lo curase. Cristo tocó las orejas y la lengua del sordomudo y, mirando al cielo, pronunció la palabra: “Effatá”. Inmediatamente pudo oír y hablar. “Gracias a la intervención de Jesús. (...) ese hombre se 'abrió'; antes estaba aislado y para él era muy difícil comunicar; la curación fue una 'apertura' a los demás y al mundo; una apertura que, partiendo de los órganos del oído y de la palabra, alcanzaba a toda la persona y a su vida: finalmente podía comunicar y, por lo tanto, relacionarse de un modo nuevo”.
 

“Todos sabemos -dijo el Santo Padre a los fieles reunidos en el patio del palacio apostólico de Castel gandolfo- que la cerrazón del hombre, su aislamiento no dependen solamente de los órganos de los sentidos. Hay un cierre interior que atañe al núcleo profundo de la persona y que la Biblia llama el 'corazón'. Es lo que Jesús vino a 'abrir', a liberar, para hacernos capaces de vivir plenamente la relación con Dios y con los demás”.
 
“Por eso he dicho que esa palabra 'effatá', 'ábrete', resume en sí toda la misión de Cristo. El se hizo hombre para que el hombre, a quien el pecado había hecho sordo y mudo, pueda escuchar la voz de Dios, la voz del Amor que habla a su corazón y, de esa forma, aprenda a su vez a hablar con el lenguaje del amor, a comunicar con Dios y con los demás”.
 
Fuente: VIS - Vatican Information Service
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.