"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

24 de mayo de 2012

"Elefante Blanco" la película con una determinada visión de los curas villeros argentinos

Es como si el Elefante Blanco se cayera sobre nuestra conciencia. Como si nos aplastara la realidad desgarradora que hay en todas las villas y también en la que Ricardo Darín actúa de cura. Es el padre Joaquín de la película como si fuera un padre Pepe de la realidad. Así en la vida como en la ficción. Así en la tierra como en el cielo. Tengo la sana costumbre de ir a las villas a aprender. Y de llevar a mi hijo desde que era un pibe. Es uno de los lugares en donde, paradójicamente, más me enriquecí compartiendo tareas y mates con gente solidaria, sacrificada y valiente. Conozco las villas en vivo y en directo y por eso me atrevo a decir que nuncaantes el cine argentino hizo una radiografía tan profunda y tan conmovedora.


Nadie baja línea ni levanta el dedito ni se hace el didáctico. Pero uno sueña y sufre con los habitantes de ese mundo de chapas y privaciones, de perros flacos y niños con mocos, donde la gente nace y muere a una velocidad pasmosa. Pablo Trapero tiene el mérito de evitar los buenos y los malos, los blancos y los negros. Por eso se parece tanto a la realidad. Nadie es perfecto, todos son seres humanos. Todos por momentos son semidioses y por momentos aflojan y se sienten traidores. Todos son héroes y villanos. Todos van al frente pero entran en crisis con sus creencias. Los curas villeros lo saben más que nadie. Porque ponen el cuerpo y el alma. Llevan a Dios al barro de la exclusión ya que a veces parece que está un poco distraído. Llevan al "verdadero" Cristo a dar una vuelta entre el flagelo asesino del paco y el hambre que tritura esperanzas. Ponen el grito en el cielo porque esa droga maldita y la desnutrición convierten a los chicos en fantasmas de piel y hueso con las neuronas quemadas. Su vida no vale nada y por eso no saben valorar la vida de los demás.

Texto completo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.