"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

16 de abril de 2012

Benedicto XVI: "el culto cristiano es esencialmente un encuentro con el Señor resucitado, que vive en la dimensión de Dios, más allá del tiempo y del espacio, y que sin embargo se hace realmente presente en medio de la comunidad, nos habla en las Sagradas Escrituras y parte para nosotros el pan de vida eterna. A través de estos signos, nosotros vivimos lo que experimentaron los discípulos, esto es, el hecho de ver a Jesús y, al mismo tiempo, de no reconocerlo”

Antes de rezar el “Regina Coeli”, Benedicto XVI ha recordado a los fieles reunidos en la plaza de San Pedro que este primer domingo después de Pascua está dedicado a la Divina Misericordia. El Papa ha explicado que Jesús, en sus dos apariciones a los discípulos reunidos en el cenáculo, repite varias veces el saludo: “La paz esté con vosotros”. Tras la resurrección, este saludo tradicional“ se convierte en el don de esa paz que solo Jesús puede dar, porque es el fruto de su victoria radical sobre el mal. La paz que Jesús ofrece a sus amigos es el fruto del amor de Dios que lo ha llevado a morir en la cruz, a derramar toda su sangre como Cordero manso y humilde 'lleno de gracia y de verdad'. Por eso el Beato Juan Pablo II quiso dedicar este domingo a la Divina Misericordia”.

 
De Cristo resucitado y vivo “brotan los sacramentos pascuales del Bautismo y la Eucaristía; quien se acerca a ellos con fe, recibe el don de la vida eterna”. El Pontífice ha señalado también que “el culto cristiano es esencialmente un encuentro con el Señor resucitado, que vive en la dimensión de Dios, más allá del tiempo y del espacio, y que sin embargo se hace realmente presente en medio de la comunidad, nos habla en las Sagradas Escrituras y parte para nosotros el pan de vida eterna. A través de estos signos, nosotros vivimos lo que experimentaron los discípulos, esto es, el hecho de ver a Jesús y, al mismo tiempo, de no reconocerlo”.

Para terminar, el Papa ha invitado a los creyentes a acoger el don de la paz que ofrece Jesucristo resucitado: “Dejémonos llenar el corazón con su misericordia. De este modo, con la fuerza del Espíritu Santo que ha resucitado a Cristo de los muertos, también nosotros podremos llevar a los demás los dones pascuales”.

Después de la oración mariana, Benedicto XVI se dirigió a los fieles con las siguientes palabras: “El próximo jueves, con motivo del séptimo aniversario de mi elección a la Cátedra de Pedro, os pido que recéis por mí, para que el Señor me dé la fuerza para cumplir la misión que me ha confiado”.
 
 
Fuente: VIS - Vatican Information Service

1 comentario:

  1. Anónimo16.4.12

    Se podria decir que son pocos los domingos que
    no veo a SS desde Plaza San Pedro. Ayer lo vi y
    como siempre sus palabras llaman a una profunda
    reflexion. Mas en el 1er. domingo despues de Pascua dedicado por el Beato Juan Pablo II a la
    Divina Misericordia. Cabe agregar que era dia de
    Indulgengia Plenaria...!
    Etelvina

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.