"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

1 de marzo de 2012

Jesús, nuestro contemporáneo

Recientemente se ha celebrado en Roma el congreso internacional “Jesús, nuestro contemporáneo”, organizado por el comité para el Proyecto cultural de la Conferencia Episcopal Italiana. Con este motivo, el Santo Padre ha dirigido un mensaje al cardenal Angelo Bagnasco, arzobispo de Génova y presidente de dicha conferencia episcopal.
 

El nombre y el mensaje de Jesús de Nazareth -escribe Benedicto XVI- suscitan frecuentemente interés y ejercen un fuerte atractivo, incluso en quienes no llegan a adherir a su palabra de salvación. Por eso, nos sentimos estimulados a suscitar en nosotros mismos y por doquier una comprensión más profunda y completa de la figura real de Jesucristo, como puede brotar únicamente de la hermenéutica de la fe puesta en fecunda relación con la razón histórica. Con este fin escribí mis dos libros dedicados a Jesús de Nazareth”. (...)
Durante mi pontificado, he recordado en repetidas ocasiones que abrir a Dios un camino en el corazón y en la vida de los hombres constituye una prioridad. (…) No podemos confiar nuestra vida a un ente superior indefinido o a una fuerza cósmica, sino sólo al Dios cuyo rostro de Padre se nos ha hecho familiar gracias al Hijo, 'lleno de gracia y de verdad'. Jesús es la clave que nos abre la puerta de la sabiduría y del amor, que rompe nuestra soledad y mantiene la esperanza frente al misterio del mal y de la muerte. Por lo tanto, la vida de Jesús de Nazareth, en cuyo nombre también actualmente muchos creyentes, en diversos países del mundo, afrontan sufrimientos y persecuciones, no puede quedar confinada a un pasado lejano, sino que es decisiva para nuestra fe de hoy”.
¿Qué significa afirmar que Jesús de Nazareth, que vivió entre Galilea y Judea hace dos mil años, es 'contemporáneo' de cada hombre y mujer que vive hoy y en todos los tiempos? Nos lo explica Romano Guardini con palabras que siguen siendo tan actuales como cuando las escribió: 'Su vida terrena entró en la eternidad, y así está vinculada a toda hora del tiempo terreno redimido por su sacrificio'”. (…)
Jesús entró para siempre en la historia humana, y sigue viviendo (…) en la Iglesia, ese cuerpo frágil y siempre necesitado de purificación, pero también infinitamente colmado de amor divino. A Él se dirige la Iglesia en la liturgia, para alabarlo y recibir la vida auténtica. La contemporaneidad de Jesús se revela de modo especial en la Eucaristía, en la que Él está presente con su pasión, muerte y resurrección. Este es el motivo que hace a la Iglesia contemporánea de todo hombre, capaz de abrazar a todos los hombres y todas las épocas, porque la guía el Espíritu Santo con el fin de continuar la obra de Jesús en la historia”.
 
 
Fuente: VIS - Vatican Information Service

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.