"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

29 de febrero de 2012

Mons. Conejero Gallego: "Reconozcamos y arrepintámonos de nuestros pecados, convirtiéndonos al Señor. Apertura de corazón, disponibilidad al bien y docilidad a la acción del Espíritu Santo, son las sendas para prepararnos a la Pascua del Señor"



 Saludo de Cuaresma de monseñor José Vicente Conejero Gallego, obispo de Formosa, publicado como editorial en el suplemento “Peregrinamos” del diario La Mañana, del 6 de febrero de 2012
 

Si bien podemos afirmar con el Apóstol, que para recibir la gracia de Dios siempre es “tiempo favorable, tiempo de salvación” (cf. 2Cor 6,2); con mayor razón, cuando se nos ofrece la Cuaresma, este tiempo santo de preparación para celebrar juntos, con toda la Iglesia, purificados y gozosos, la Pascua del Señor.
 
Desde hace años, en nuestro Calendario Diocesano de Pastoral, venimos denominando a Febrero: Mes del llamado a Conversión, porque en él abrimos, con el miércoles de ceniza, el tiempo cuaresmal. La conversión o cambio de vida, ese proceso personal y comunitario, interior y exterior, que exige renovar las actitudes de la mente y del corazón, para que se traduzcan en frutos de santidad y justicia, de caridad y servicio a los hermanos.
 
El Papa Benedicto XVI, inspirándose en un breve texto de la Carta a los Hebreos: “Prestemos atención los unos a los otros, para estimularnos a vivir en la caridad y en las buenas obras” (Hb 10,24); nos exhorta tres aspectos importantes de la vida cristiana: la atención al otro, la reciprocidad y la santidad personal. El individualismo y la indiferencia son males que impregnan nuestra sociedad en la que vivimos, sin embargo, estamos llamados a vivir solidariamente; es decir, siendo solícitos y responsables unos de otros; y no sólo del bien físico y material, sino del bien espiritual en orden a la salvación.
 
Es necesario redescubrir la importancia de la corrección y exhortación mutua, con espíritu de humildad y de caridad, lo que forma parte de la vida de la comunidad cristiana. Nuestra identidad y comunión de cuerpo místico de Cristo exigen esta reciprocidad; tanto para la corrección del mal, como para alegrarnos cuando percibimos la acción del Espíritu Santo en la vida de los hermanos, motivo para glorificar a Dios por el bien que realiza con su gracia en los demás.
 
Llamados como estamos a la santidad, el Papa nos invita en su mensaje cuaresmal a “animarnos recíprocamente para alcanzar la plenitud del amor y de las buenas obras”. Ciertamente existe una feliz sintonía entre su mensaje y nuestro objetivo-lema pastoral diocesano de este año, que tiene la finalidad de acrecentar y fortalecer nuestra fraternidad en la unidad, con una mayor conciencia de pertenencia y de participación y acción misionera en la comunidad eclesial. “Esforcémonos por mantener la unidad en el Espíritu, con el vínculo de la Paz”. Estamos convencidos de que la gracia de Dios se derramará en nosotros por medio de la escucha atenta a su Palabra, por la acción eficaz de los Sacramentos, especialmente de la Reconciliación y de la Eucaristía; también por la oración, el ayuno y la limosna, tan propios de este tiempo cuaresmal. Así compartiremos unos con otros el don de la fe, el gozo de la esperanza, la alegría de la caridad.
 
Empecemos ahora de nuevo: Reconozcamos y arrepintámonos de nuestros pecados, convirtiéndonos al Señor. Apertura de corazón, disponibilidad al bien y docilidad a la acción del Espíritu Santo, son las sendas para prepararnos a la Pascua del Señor.
 
Mons. José Vicente Conejero, obispo de Formosa
 
Fuente: AICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.