"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

25 de enero de 2012

Es desesperante la situación de los haitianos traficados hacia el Brasil

Son víctimas de los traficantes de personas que están especulando sobre el terremoto que azotó a Haití hace dos años: es lo que la Agencia Fides sabe gracias a la iglesia local, desde hace diez días 254 inmigrantes haitianos, sobrevivientes del terremoto de 2010, están bloqueados en la frontera entre Perú y Brasil, en la ciudad peruana de Iñapari, ya que la policía en Brasil les impide la entrada en el país. Los haitianos han llegado a Iñapari (ciudad en el sureste de la selva peruana), siguiendo la ruta considerada "más barata", la que pasa a través de Panamá y atraviesa el Perú de los clandestinos. Están en condiciones desesperadas, sin papeles, y entre ellos hay mujeres y niños. La Iglesia local se ha movilizado para acogerles: la mayoría se encuentran en la parroquia local y es la comunidad católica local la que les proporcione comida y alojamiento, y otros están en un campamento de refugiados establecido por el gobierno regional de Madre de Dios.


Iñapari se encuentra en la región de Madre de Dios, en la frontera triángulo Perú-Brasil-Bolivia, es una de las ciudades con un índice de pobreza entre los más altos en la nación. El alcalde de Iñapari, Celso Curi, ha declarado públicamente que esta situación ha alterado la vida de su pequeño pueblo: un pueblo de apenas 2.000 habitantes, que no tiene medios para ayudar dignamente a tantos refugiados.

El párroco de la localidad peruana, el Padre René Salizar, informó que desde 2010 unos 8.000 haitianos han cruzado la frontera para ir a Brasil, desde Iñapari, pagando hasta 3.200 dólares a los traficantes que organizan el traslado de Haití. Desde el pasado 12 de enero, el gobierno brasileño ha establecido un máximo de 100 visas de trabajo por mes para los inmigrantes haitianos y la policía han intensificado los controles. Desde entonces, los haitianos ya no son capaces de cruzar la frontera.

Padre Salizar solicita a los gobiernos de Perú y Brasil encontrar una solución a este problema, como un signo de respeto de los derechos humanos de los haitianos afectados por el terremoto y víctimas de los traficantes.

Fuente: Agencia Fides

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.