"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

5 de diciembre de 2011

Benedicto XVI: "Juan Bautista urge a un cambio interior, a partir del reconocimiento y la confesión del propio pecado. Mientras nos preparamos para la Navidad, es importante que entremos en nosotros mismos y hagamos un examen sincero sobre nuestra vida”

El Santo Padre dirigió este domingo unas palabras a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para rezar el Ángelus. Recordó que el tiempo litúrgico actual, Adviento, “pone de relieve las dos figuras que desempeñaron un papel fundamental en la preparación de la venida histórica del Señor: la Virgen María y san Juan Bautista”. En el evangelio de hoy, “Juan es presentado como una figura muy ascética. (…) Jesús mismo lo contrapuso una vez a quienes ‘están en los palacios reales’ y ‘visten finos ropajes’. El estilo de Juan Bautista debería instar a todos los cristianos a escoger la sobriedad como modo de vida, especialmente para preparar la fiesta de la Navidad, en la que el Señor, como diría San Pablo, ‘siendo rico, se hizo pobre por vosotros, para que vosotros seáis ricos por su pobreza’”.



  “La misión de Juan –continuó el Papa- fue un extraordinario llamamiento a la conversión: su bautismo está ligado a una ardiente invitación a un nuevo modo de pensar y actuar, relacionado principalmente con el anuncio del juicio de Dios y de la inminente llegada del Mesías”. Juan Bautista urge “a un cambio interior, a partir del reconocimiento y la confesión del propio pecado. Mientras nos preparamos para la Navidad, es importante que entremos en nosotros mismos y hagamos un examen sincero sobre nuestra vida”.

Proteger a los migrantes


Después de la oración mariana, Benedicto XVI saludó a los peregrinos en diversos idiomas. Señaló que durante la semana entrante se celebrará en Ginebra el LX aniversario de la institución de la Organización Internacional para las Migraciones; el LX de la Convención sobre el estatuto de los refugiados; y el L de la Convención para reducir los casos de apatridia. “Confío al Señor –dijo el Pontífice- a cuantos, a menudo forzadamente, deben dejar el propio país o carecen de nacionalidad. Animo a la solidaridad con ellos, y rezo por quienes se prodigan para proteger y asistir a estos hermanos en situaciones de emergencia, incluso exponiéndose a graves fatigas y peligros”.

Fuente: VIS - Vatican Information Service

1 comentario:

  1. Anónimo6.12.11

    Justamente este Domingo escuche el "Angelus" en la Piazza San Pedro y las palabras de SS, son las reales que deben decirse en este Tiempo de Adviento. Tiempo de espera y no de gastos y consumismo. Entremos en nosotros mismos y hagamos
    un real y verdadero examen de conciencia a la espera del que anunciaba Juan el Bautista, a fin de confesar nuestros pecados e iniciar junto al
    Hijo de Jose y Maria el camino del perdon. Tambien pidio que se orara por la proteccion de
    los migrantes, que tanto necesitan de nosotros.!
    ETELVINA

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.