"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

3 de noviembre de 2011

Benedicto XVI: "Seguir a Cristo y conformarse a Él, hasta el final de nuestra vivencia humana"

“La solemnidad de Todos los Santos es una ocasión propicia para elevar la mirada de las realidades terrenales -jalonadas por el tiempo- a la dimensión de Dios, la dimensión de la eternidad y la santidad”, dijo el Papa a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para rezar el Ángelus. “La liturgia nos recuerda hoy que la santidad es la vocación originaria de todo bautizado. Cristo, que con el Padre y el Espíritu es el único Santo, amó a la Iglesia como a su esposa y se entregó por ella, con el fin de santificarla. Por eso, todos los miembros del Pueblo de Dios están llamados a ser santos” e “invitados a mirar a la Iglesia no sólo en su aspecto temporal y humano, marcado por la fragilidad, sino como Cristo quiso que fuera, es decir ‘comunión de santos’. Hoy veneramos esta innumerable comunidad de santos, los cuales, a través de sus diferentes caminos de vida, nos indican diversas sendas de santidad, unidas por un solo denominador: seguir a Cristo y conformarse a Él, hasta el final de nuestra vivencia humana”, explicó el pontífice.



   Después, Benedicto XVI, habló de la conmemoración de los fieles difuntos que se celebra el 2 de noviembre cuando recordamos “a los seres queridos que nos han dejado y a todas las almas en camino hacia la plenitud de la vida, en el horizonte de la Iglesia celeste, a la que la solemnidad de hoy nos ha elevado”.

“Desde los primeros tiempos de la fe cristiana –subrayó- la Iglesia terrenal, reconociendo la comunión de todo el cuerpo místico de Jesucristo, cultiva con gran piedad la memoria de los difuntos y ofrece sufragios por ellos. Nuestra oración por los muertos no es solo útil sino también necesaria, ya que no solamente los ayuda, sino que, al mismo tiempo, hace eficaz su intercesión por nosotros. También la visita a los cementerios, mientras mantiene los lazos de afecto con quienes nos amaron en esta vida, nos recuerda que todos tendemos hacia otra vida, más allá de la muerte. El llanto, causado por la separación terrenal, no debe prevalecer sobre la certeza de la resurrección ni sobre la esperanza de llegar a la bienaventuranza de la eternidad”.

Fuente: VIS - Vatican Information Service

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.