"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

18 de agosto de 2011

Mons. Martorell: "la “Palabra” no puede encerrarse en núcleos privilegiados, sino que está dirigida a todos los hombres de la tierra"


Homilía de monseñor Marcelo Raúl Martorell, obispo Puerto Iguazú, para el XX domingo durante el año (14 de agosto de 2011)
 

Las lecturas de la liturgia de hoy nos llevan a contemplar la actitud de Dios frente a los extranjeros que no conocen la Ley ni la practican, pero que tienen una actitud de apertura a las cosas de Dios. Es tan grande el amor de Dios y tan inmensa su misericordia, que por boca del profeta Isaías (Is. 56, 1.6-7) Dios asegura su benevolencia a cualquier extranjero que venga a Él y le sirva. Su mensaje no va solamente dirigido a Israel, sino que va más allá de este pueblo elegido y sacerdotal y llega a todo aquel que se sienta atraído por él y lo sirva cumpliendo su Ley. “Los traeré a mi Monte Santo los alegraré en mi casa de oración y así la llamarán todos los pueblos” (Ib. 7). A la salvación están llamados todos los pueblos y hombres de la tierra. Dios eligiendo a Israel como pueblo suyo, le dio un puesto privilegiado en la historia de la salvación. A este pueblo le serían reservadas las primicias de los dones salvíficos, pero llegando a la madurez de los tiempos, todos los pueblos serían llamados a la salvación. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento nos muestran este designio de salvación universal por parte del Altísimo.
 
Es por esto que la “Palabra” no puede encerrarse en núcleos privilegiados, sino que está dirigida a todos los hombres de la tierra. La acción salvífica está ordenada a todos los hombres y busca todos los caminos para conducirlos a la fe. Dios busca celosamente la conversión de los gentiles y lo hace con la esperanza de salvar y despertar la fe en ellos. Los paganos, los que no creen, los que están alejados de su Ley son objeto de la misericordia de Dios. Incluso así también serán acogidos los judíos que rechazaron el Evangelio y que si se arrepienten también serán objeto de la misericordia de Dios. Por eso es que nada, ni el rechazo ni el pecado del pueblo elegido, ni siquiera el de los paganos que llega hasta la perversión, llega a destruir el plan de salvación universal querido por Dios.
 
En el Evangelio (Mt.15, 21-28), la mujer cananea, que vivía alejada del plan de Dios, sin embargo es misteriosamente acercada a Jesús por la acción divina. “Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David”, grita la mujer esperanzada en el poder de Jesús. Ella pide, suplica, intercede y espera sin desanimarse que Jesús libre a su hija del demonio que la atormenta. El hecho de que la mujer pagana llame a Jesús “Hijo de David”, título mesiánico que ni los judíos le reconocían, muestra esta acción misteriosa de Dios y su gracia en todos los hombres de la tierra. El diálogo entre la mujer extranjera y Jesús es interesante, ya que Jesús le dice que Él ha sido enviado a las ovejas de Israel, y aún más, le dice que “no está bien echar a los perros el pan de los hijos” (Ib. 26). A lo que la mujer le responde: “Tienes razón Señor, pero también los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos”. Es entonces cuando el Señor deja desbordar la misericordia de su corazón: “mujer qué grande es tu fe, que se cumpla lo que deseas” (Ib. 27). El reconocimiento de Dios en la fe es lo que nos hace obtener la misericordia de Dios. Es por eso que todos los pueblos y los hombres de la tierra estamos llamados a la fe en Dios, a la aceptación de Jesucristo como el Hijo de Dios y Señor de la historia, como Aquel que nos salva y nos da vida y dándonos vida nos hace participes de la eternidad. Que nadie se sienta excluido del mensaje salvador del Señor ni ajeno a su llamado. Todos estamos llamados a ser hijos en el Hijo y a participar de la vida con una esperanza nueva en un corazón nuevo.
 
Que María nos conduzca a la fe en Jesús, el Señor de la Vida y el Señor de la misericordia.
 
Mons. Marcelo Raúl Martorell, obispo de Puerto Iguazú
 
Fuente: AICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.