"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

3 de agosto de 2011

Benedicto XVI exhortó a leer más la Biblia



 
El Santo Padre reanudó este miércoles la celebración de la tradicional audiencia general –en Castel Gandolfo donde transcurre el período de verano– ante la presencia de unos 4.500 fieles y peregrinos de diversos países que se dieron cita en la Plaza de la Libertad, frente al Palacio Apostólico.


En su breve catequesis, el Papa ofreció a los fieles algunos consejos para las vacaciones. En particular, Benedicto XVI dio algunas sugerencias de lectura, si bien la mayor parte de los libros que se leen durante las vacaciones son “de evasión, y esto es normal”, pero también se puede tener tiempo para alguna lectura “más empeñada”. Y se preguntó “por qué no descubrir algunos de los libros de la Biblia que son menos conocidos, y que se escuchan sólo durante la liturgia”.



''Muchos cristianos –admitió el Pontífice– jamás toman la Biblia en sus manos y algunos de sus libros también son desconocidos a los buenos cristianos”.



Entre las sugerencias de algunos libros bíblicos muy breves, que se pueden leer enteramente en una hora, el Papa destacó el libro de Tobías, que habla de la familia y del matrimonio; el de Ester o Rut, que refiere las vicisitudes de una extranjera que conoce a Dios. Mientras otros, prosiguió, son auténticas obras de arte, si bien son más largos, como el libro de Job, por ejemplo, que ''afronta el tema del dolor inocente'', el Eclesiastés, de ''desconcertante modernidad, o el Cantar de los Cantares, 'estupendo poema simbólico de amor humano''.



Al saludar en diversas lenguas a los grupos de peregrinos presentes, hablando en polaco, el Santo Padre se dirigió de modo particular a las Religiosas de Santa Isabel que participan en el seminario de renovación espiritual que se celebra en Roma. Y deseó a todos que el tiempo de las vacaciones sea ocasión para la lectura de la Biblia, para el conocimiento de la profundidad y de la belleza de sus libros, a fin de que “su meditación sea alimento espiritual vivificante, e inspiración de la oración y del diálogo con Dios”.


Fuente: AICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.