"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

14 de junio de 2011

Mons. Aguer invitó a los laicos a formarse en las verdades de la fe católica para difundirlas



Alocución televisiva de monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata
en el programa “Claves para un mundo mejor” (11 de junio de 2011)
 
Un saludo cordial a todos los televidentes de cada semana. Quiero hoy dirigir un particular agradecimiento a todos aquellos que nos envían sus mensajes y nos hacen percibir el eco de los temas que tratamos en “Claves”. En esos mensajes que llegan advierto una sintonía y una adhesión que agradezco profundamente. Veo que lo que yo digo no cae en el desierto; compruebo además que interpreto el sentir de muchísima gente que no se siente, muchas veces, interpretada por las voces que, quizás, hacen más ruido que la mía.
 

Ahora bien, yo creo que esa especie de sintonía o de adhesión implica en ustedes también una responsabilidad y un compromiso que les pido que asuman ser difusores de estos mensajes. Así se ampliará el círculo de recepción de los mismos. Lo que ustedes y yo debemos procurar es que muchas personas reciban la iluminación de la verdad católica.
 
Me permito insistir en algo ya sabido: los fieles laicos tienen también una responsabilidad y muy importante en la misión de la Iglesia. Entonces tienen que tratar, en la medida de sus posibilidades, de su tiempo, de sus capacidades, cada uno en su lugar, de irse formando bien en las verdades de la fe para poder vivir de ellas y adquirir criterios para discernir y evaluar las cosas del mundo.
 
El Apóstol San Pedro les decía a los primeros cristianos, en su preciosa Primera Carta –búsquenla ustedes en el Nuevo Testamento- que los cristianos debemos estar preparados para defender delante de los demás la fe que profesamos.
 
Dice que tenemos que ser capaces de dar razón de nuestra esperanza y hacerlo –subraya el Apóstol San Pedro- con mansedumbre, con respeto y con buena conciencia.
 
Se trata no solamente de difundir las verdades de la fe sino que, hoy día, tenemos que poner un acento especial en ciertas verdades de suyo accesibles a la razón natural pero que de hecho difícilmente pueden ser comprendidas y asumidas sin la perspectiva de la fe.
 
Por eso a nosotros nos corresponde, por ejemplo, insistir en la afirmación del orden natural del matrimonio, de la familia, el valor de la vida humana desde la concepción a la muerte natural y todas aquellas cosas que en la cultura que está imponiéndose globalmente suelen ser descartadas.
 
Es fácil advertir que se va produciendo una especie de cambio de paradigmas muy acelerado. Ya no se trata solamente del rechazo del cristianismo sino del rechazo de ciertas verdades humanas fundamentales de las cuales depende en buena medida la subsistencia de la sociedad.
 
Tenemos que hacernos eco de estas verdades, siguiendo especialmente el Magisterio del Papa Benedicto XVI, que ha puesto un énfasis especial en este servicio.
 
El Papa Pablo VI decía que la Iglesia es “experta en humanidad”. Nuestros diversos ámbitos pastorales, parroquias o colegios, aun cuando la acción evangelizadora se realice en ellos en medio de muchos obstáculos y no sea por ello muy pujante y eficaz, son verdaderos reductos de humanidad en un momento en que la cultura se deshumaniza de modo acelerado.
 
Entonces vuelvo al principio: les agradezco muchísimo la adhesión, el seguimiento y demás pero les pido: ¡adelante con este propósito de multiplicar estos mensajes y de difundirlos cada vez mejor! ¡Y prepararnos siempre todos, cada uno en la medida de sus posibilidades, para dar razón de nuestra esperanza.
 
Mons. Héctor Aguer, arzobispo de la Plata

Fuente: AICA

1 comentario:

  1. Anónimo14.6.11

    NO SE PUEDE DAR...LO QUE NO SE CONOCE.!
    NO SE TRATA DE DIFUNDIR EL MENSAJE SOLAMENTE, SI-
    NO DE SER TESTIMONIOS CON NUESTRA PROPIA VIDA, DE
    LA FE QUE PROFESAMOS.
    CORREN TIEMPOS, EN QUE DEBEMOS ESTAR DISPUESTOS A
    OFRENDAR LA PROPIA VIDA EN SU DEFENSA...!

    ETELVINA

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.