"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

20 de junio de 2011

Benedicto XVI: "el encuentro con Cristo no se resuelve en la adhesión a una doctrina, a una filosofía, sino que lo que Él propone es compartir su misma vida"

A las 18,45, el Papa llegó en helicóptero al campo de deportes de Pennabilli (Rimini), donde tras ser acogido por las autoridades civiles, se dirigió a la Catedral. Después de rezar ante el Santísimo Sacramento, fue a la Plaza Vittorio Emanuele, donde tuvo lugar el encuentro con los jóvenes de la diócesis de San Marino-Montefeltro. Tras unas palabras del obispo de San Marino-Montefeltro, monseñor Luigi Negri, y el saludo de un joven, Benedicto XVI pronunció un discurso.


Refiriéndose al pasaje del evangelio en el que el joven rico pregunta: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?”, el Papa dijo: “tal vez hoy no diríamos así, pero el sentido de la pregunta es precisamente: ¿qué debo hacer, cómo debo vivir para vivir de verdad, para encontrar la vida?”.

“Precisamente examinándonos sinceramente y con valentía intuimos la belleza, pero también la precariedad de la vida y sentimos una insatisfacción, una inquietud que nada puede colmar. Al final todas las promesas son a menudo insuficientes”.

Benedicto XVI invitó a los jóvenes a no tener miedo a plantearse “las preguntas fundamentales sobre el sentido y el valor de la vida. No os quedéis –dijo- en las respuestas parciales e inmediatas, sin duda más fáciles y más cómodas, que pueden proporcionar un momento de felicidad, de exaltación, de embriaguez, pero que no os conducen a la verdadera alegría de vivir, la que proviene de quien construye -como dice Jesús- no sobre la arena, sino sobre la roca sólida. Aprended, por tanto, a reflexionar, a leer de una manera no superficial, sino en profundidad, vuestra experiencia humana: ¡descubriréis con asombro y con alegría, que vuestro corazón es una ventana abierta al infinito!”.

“El hombre, también en la era del progreso científico y tecnológico -que nos ha dado tanto-, sigue siendo –continuó- un ser que quiere más, más que la comodidad y el bienestar; es un ser abierto a toda la verdad de su existencia, que no puede detenerse en las cosas materiales, sino que se abre a un horizonte mucho más amplio”.

Benedicto XVI alertó a los jóvenes ante el riesgo de “permanecer encerrados en el mundo de las cosas, de lo inmediato, de lo relativo, de lo útil, perdiendo la sensibilidad por nuestra dimensión espiritual. No se trata en absoluto de despreciar el uso de la razón o de rechazar el progreso científico, al contrario, se trata más bien de entender que cada uno de nosotros no está hecho sólo de una dimensión “horizontal”, sino que también tiene una “vertical”. Los datos científicos y los instrumentos tecnológicos no pueden reemplazar al mundo de la vida, a los horizontes de sentido y de libertad, a la riqueza de las relaciones de amistad y de amor”.

“En Cristo podéis encontrar las respuestas a las preguntas que acompañan vuestro camino, no de un modo superficial, fácil, sino caminando con Jesús, viviendo con Jesús. El encuentro con Cristo no se resuelve en la adhesión a una doctrina, a una filosofía, sino que lo que El os propone es compartir su misma vida y así aprender a vivir, aprender qué es el hombre, qué soy yo”.

El Papa alentó a los chicos y chicas a “¡no tener miedo de hacer frente a las situaciones difíciles, momentos de crisis, pruebas de la vida, porque el Señor os acompaña, está con vosotros! Os animo a crecer en la amistad con El a través de la lectura frecuente del Evangelio y de toda la Sagrada Escritura, la participación fiel a la Eucaristía como un encuentro personal con Cristo, el compromiso dentro de la comunidad eclesial, el camino con un guía espiritual válido”.

“Dejad que el misterio de Cristo –concluyó- ilumine toda vuestra persona. Entonces, podréis llevar a los distintos ambientes aquella novedad que puede cambiar las relaciones, las instituciones, las estructuras, para construir un mundo más justo y solidario, animado por la búsqueda del bien común”.

Terminado el encuentro, el Papa se trasladó en automóvil al campo de deportes de Pennabilli, donde tomó el helicóptero de regreso al Vaticano.


Fuente: VIS - Vatican Information Service


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.