"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

15 de diciembre de 2009

“La señal de la Navidad” - Estudio Bíblico basado en Lucas 2, 1-14

Esta lectura será proclamada y predicada en la Misa del 25 de diciembre, Solemnidad de la Natividad del Señor. Que este pequeño aporte sirva para contemplar con más devoción el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo y nos proyecte a la esperanza de Su Retorno. Para este estudio me ajustaré aún más a un criterio de mayor pastoralidad, reduciendo de cuatro (estudio bíblico sobre Nahum 1,7) a tres pasos para simplificar la exposición. Este método de tres pasos está inspirado en la espiritualidad paulina desarrollada por el beato Santiago Alberione: camino, verdad y vida.

Contexto:
El tiempo del nacimiento de Jesús es considerado como uno de los períodos más conflictivos de la historia de Israel. En el siglo IV a.C. Alejandro Magno ocupa Palestina y sus sucesores introducen la cultura helénica, luego vendrían los egipcios y los sirios (322-142 a.C.) hasta que el nacionalismo judío consigue la independencia (142-63 a.C.). Lamentablemente en el 63 a.C. Pompeyo conquista Palestina para el Imperio Romano. En el 37 a.C. Herodes el Grande es designado como “rey de los judíos”. Si hacemos un resumen militar de la zona veremos que Tierra Santa fue ocupada por lo menos siete veces por ejércitos extranjeros desde Alejandro Magno, con toda la carga que eso significa: mujeres y niños secuestrados, violaciones, que traían otro sin fin de problemas familiares, por ejemplo los varones judíos piadosos dejaban de dormir con sus esposas por temor a que hubieran sido deshonradas e incumplir la Ley. Las expropiaciones estaban a la orden del día por deudas o impuestos impagos, el aumento del desempleo y la pobreza sumado a las sequías produce grandes hambrunas. Esto es una pequeña muestra del dramático contexto vital del nacimiento de Nuestro Señor en Belén de Judá hacia el 4 a.C. Por eso mismo, es muy fácil caer en lecturas anacrónicas de ese período si se proyectan estos conflictos a una “lucha de clases”, incluyendo erróneamente a Jesús (histórico) en una categoría politizada de “luchador social” de su tiempo.

Comentario:
La cuestión de Quirino como gobernador plantea dificultades históricas que han originado diversas hipótesis insatisfactorias, por este motivo no las expondré en este estudio. En aquella época se censaba periódicamente a la población con el propósito de efectuar la tasación impositiva. Por este motivo José y su esposa recorren 128 km. de distancia entre Nazaret y Belén a pesar del embarazo avanzado de María. La expresión “hijo primogénito” es importante a la hora de señalar la pertenencia del tal a Dios (Éxodo 13, 1-2) independientemente de existir hermanos o no. Según mi intuición espiritual la Escritura lo señala con esa intención, universalizando la forma a “primogénito de María” por la narración de un hagiógrafo de amplia cultura helénica. Una antigua tradición de la Iglesia señala el nacimiento del Salvador en una caverna, es muy probable tomando en cuenta que la colina calcárea de la escarpada Belén tenía una gran cantidad de cuevas naturales y hechas por el hombre, algunas servían de establo y bodega. El nacimiento de Jesús es una señal del cumplimiento de las profecías mesiánicas, la gloria del Señor, santidad y poder, alumbra el signo humilde: el niño recién nacido envuelto en pañales en un pesebre. Luego, las huestes celestes aclaman a Dios, esta alabanza tiene sus paralelos en algunos manuscritos del Mar Muerto: “paz a los hombres que ama el Señor” y “hombres que gozan del favor (gracia) de Dios”, ya que el Don de Jesús es inmerecido para toda criatura.

Aplicación:
Es llamativa la comparación entre las autoridades romanas (hombres endiosados) y la humanidad de Jesús (Dios hecho hombre) que puede extraerse del texto. Hoy pasa exactamente lo mismo, vivimos en un contexto lleno de altaneros dioses fugaces y cada vez más fugaces, incluso esta cuestión ha invadido muchos ambientes de la cristiandad en que se confunde el culto a Dios con un show eufórico. La Navidad es el signo de nuestra salvación, el niño a quien María envolvió en pañales (“empañaló”) y recostó en un pesebre. Un niño envuelto en telas en un pesebre, como si se tratara de un cordero, es una fuerte señal para los pastores, es signo de la infinita misericordia y bondad de Dios que se abaja y se hace hombre para salvar a la humanidad. Aun en medio de grandes problemas y conflictos el brillo de la gloria de Dios se hace alabanza en la Liturgia Celestial y el temor se hace búsqueda del encuentro con Jesucristo. Los pastorcitos fueron al Mesías, no se conformaron con una aceptación de las palabras del ángel sino que emprendieron la acción. Cantemos en la Misa, uniéndonos a la Liturgia Celestial: ¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los favorecidos por la gracia de Dios!

Mauricio Shara
Bibliografía: Comentario Bíblico Internacional, Biblia Pueblo de Dios, otros comentarios bíblicos, enlaces de “miel y langostas”.
Estudio Bíblico bajo GNU-LGPL 3.0


1 comentario:

  1. Felipe23.12.09

    solo tengo algo para decir: Feliz Navidad!!!

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.