"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

20 de junio de 2013

Para ti ¿Quién es Jesús?

 
 Para ti ¿Quién es Jesús? La pregunta que Jesús dirige a sus discípulos es directa y alejada de toda presunción personal. Su humildad lo hace acreedor de la verdad. Para Jesús el “si” es si y el “no” es no. Enfrenta la muerte humillante de la cruz por no negar su identidad de Hijo de Dios. De todos modos puso a prueba a sus más cercanos discípulos con la pregunta clave: “¿Quién dice la gente que soy yo?” (Lucas 9, 18). Ellos no hacen más que relatar lo que escuchan a diario de sus comarcanos. Así pasa el elenco de grandes hombres no olvidados por el pueblo fiel a la fe de Abrahán: Juan Bautista, Elías “o alguno de los antiguos profetas que ha resucitado” (Lucas 9, 19). Jesús no se contenta con esa encuesta popular; desea saber la opinión de ellos, que lo conocen más que a los profetas: “Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?” Era de gran importancia evaluar, de esa manera, el conocimiento que tenían los inmediatos discípulos acerca de su persona y de su misión. Me imagino la conmoción que habrá causado en aquellos hombres esa directa y certera pregunta. Aparece Pedro, siempre el mismo intuitivo y atropellado, con su entusiasmo y pasión a cuestas: “Pedro, tomando la palabra, respondió: Tú eres el Mesías de Dios” (Lucas 9, 20).



No se lo conoce bien. Conocer a Jesús es de vital importancia para nuestro tiempo. A veces se lo conoce mal o simplemente se lo ignora, voluntaria e involuntariamente. Si formuláramos la misma pregunta que Jesús dirigió a sus discípulos ¿hallaríamos similares diferencias entre nuestros coetáneos? No se lo conoce bien cuando se lo agrega a la extensa galería de los famosos e históricos personajes, estudiados en nuestros manuales. A Cristo no se lo conoce sino identificándolo, al modo de Pedro, como Hijo de Dios y Salvador del mundo. Para ello, no basta informar sobre sus gestos y palabras, se lo debe testimoniar. El testimonio es resultado, como en los Apóstoles, de una amistad creciente con el Señor, que, como es obvio, incluye el perfecto conocimiento personal. Es preciso avanzar en su trato íntimo mediante la Palabra escuchada devotamente y la oración. Así lo entendieron los grandes creyentes - los santos - hasta olvidarse de los propios límites y confiar exclusivamente en el poder de la gracia del Redentor.


El compromiso de fe. Es responsabilidad de los cristianos actuales, considerando las diferentes misiones que les correspondan, que Cristo sea perfectamente identificado por esta generación. Es un recodo de la historia desde el que podrían decirnos: “Nadie nos ha dicho quién es”. ¡Gran sorpresa la nuestra! Hemos hablado de Cristo con excesiva liviandad pero, pocos y en pocas oportunidades lo hemos mostrado en nuestro comportamiento, coherente con la fe que decimos profesarle. Es el momento del compromiso, en sustitución del discurso grandilocuente y deslumbrante, tanto en la sociedad como en el interior de la Iglesia. Hemos padecido el hartazgo de ideologías abstractas, descomprometidas de los verdaderos conflictos de la hora. La pregunta directa y concreta de Jesús, a sus discípulos más importantes, requiere hoy una urgente e indiferible respuesta. Aquellos discípulos disponen de sucesores auténticos. Son quienes ejercen el ministerio apostólico y se constituyen en “el fundamento” de las comunidades de creyentes, hoy inevitablemente desafiadas por el mundo. “¿Quién dice la gente que soy yo?” ¿Lo que comentan los discípulos interrogados o lo que afirma Pedro?

El mundo lo necesita. Hay que escuchar la profesión de fe de Pedro y hacerla propia. Como él debemos adoptar una decisión valiente y referir socialmente esa profesión de fe a la persona de Jesús: “Tú eres el Mesías de Dios”. Jesús es el Emanuel o “Dios entre nosotros”, que viene al encuentro de todos los hombres, dispersos “como ovejas sin pastor”. Cristo está más allá de toda vanagloria. El mundo lo necesita, en Él encuentra la respuesta de Dios a los enigmas de una vida constreñida a optar por el bien o por el mal, por la verdad o por el error. Cristo es el Hombre que opta siempre por el bien, ya que indefectiblemente “hace la voluntad del Padre”. Más aún, Cristo es la Verdad que se debe elegir o la expresión humana de la Voluntad del Padre a la que todo hombre bien nacido debe adherir su propia voluntad. Resuena, en la constante proclamación del Evangelio, la respuesta de Jesús a la desolada Marta, ocurrida la muerte de Lázaro: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Juan 11, 25).
 
Mons. Domingo Castagna
 
 
Fuente: AICA


2 comentarios:

  1. Mauricio Shara20.6.13

    Magnánima homilía de mons. Castagna. Es destacable que no necesita caer en el bajo recurso político demagógico para predicar a Cristo y no por eso deja de ser profético su mensaje. La verdadera reforma se produce en el alma y eso ha de producir "auxano" de adentro hacia afuera y paulatinamente las reformas en la Iglesia. El camino del recurso populista produce un gran fervorín rápido pero corre el riesgo de cansar, hastiar en el tiempo y después de todo es más fácil hablar de política que de vivencia genuina o no genuina de la fe.

    Hace mucho que sigo las homilías de mons. Castagna y tienen un gran sabiduría y al mismo tiempo fuerza de exhortación para el cambio, para la transformación de la vida en conformación a Jesucristo.

    El verdadero profetismo no consiste en arengas emocionales facilistas sino en la observación de la vida cotidiana para ser más fieles al Señor. No es bueno usar al mundo para presionar a la Iglesia, de afuera hacia adentro. Mucho mejor que la ideología es el encuentro con Jesucristo ¿para qué quiero la ideología si sigo a una Persona viva? ¡A Jesucristo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20.6.13

    Me uno Mauricio a tu Comentario, es mas para mi
    Jesucristo es mi Salvador, aquel a quien cuando
    lo conoci, no pude dejar jamas...!!!

    Etelvina

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.