"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

23 de julio de 2012

Benedicto XVI explica el relato de la curación de María Magdalena

En el Ángelus del mediodía, Benedicto XVI habló de un tema “fundamental y siempre fascinante en la Biblia”; el hecho de que “Dios es el Pastor de la humanidad” y recordó la figura de María Magdalena. Ante los fieles reunidos en el patio del palacio apostólico de Castel Gandolfo, el Papa explicó que esa frase significa que “Dios quiere para nosotros la vida; quiere conducirnos a pastos buenos, donde podamos nutrirnos y descansar; no quiere que nos perdamos y muramos sino que lleguemos a la meta de nuestro camino, que es la plenitud de la vida. Es lo que quieren los padres y las madres para sus hijos: el bien, la felicidad, la realización. En el Evangelio Jesús se presenta como el pastor de las ovejas descarriadas de la casa de Israel. Posa sus ojos sobre la gente con una mirada pastoral”.


“Entre las 'ovejas descarriadas' que Jesús salvó había también una mujer llamada María, originaria del pueblo de Magdala, en el lago de Galilea, y apodada, por este motivo, Magdalena. Hoy el calendario de la Iglesia la celebra. El evangelista Lucas dice que Jesús hizo salir de ella siete demonios; es decir la salvó de una servidumbre total al maligno. ¿En que consiste esta curación profunda que Dios obra mediante Jesús? Consiste en una paz verdadera, completa, fruto de la reconciliación de la persona consigo misma y con todas sus relaciones: con Dios, con los demás, con el mundo”.

“Efectivamente el maligno intenta siempre arruinar la obra de Dios, sembrando separación en el corazón humano, entre el cuerpo y el alma; entre el hombre y Dios; en las relaciones interpersonales, sociales, internacionales y entre el ser humano y la creación. El maligno siembra guerra; Dios crea paz”, concluyó el pontífice.

Fuente: VIS - Vatican Information Service 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.