"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

24 de marzo de 2012

El fundamentalismo bíblico es ideológico - Seminario Bíblico por FM Parroquial 105.1

ideologización

Seminario Bíblico 2011-2012 “Cómo interpretar la Biblia” por FM Parroquial 105.1
Subsidio 35: Verbum Domini XI – Exégesis y Hermenéutica – El fundamentalismo bíblico es ideológico

 
Es necesario leer primero la introducción a esta serie artículos sobre el fundamentalismo bíblico a fin de comprender libres del velo impuesto por la influencia cultural “vale todista”:

1)    El fundamentalismo bíblico es ideológico
Básicamente, consiste en considerar ideológicamente a toda la Escritura como un libro de historia positiva y ciencia, en donde todo lo escrito ocurrió tal cual lo dice, y en donde los hagiógrafos se adelantaron a la ciencia moderna con todo tipo de descubrimientos e invenciones espectaculares: “la Biblia tiene razón”.
 
“La lectura fundamentalista tuvo su origen en la época de la reforma, en una preocupación de fidelidad al sentido literal de la Escritura. Después del Siglo de las Luces, se presentaba, en el protestantismo, como una protección contra la exégesis liberal. El término "fundamentalista" se relaciona directamente con el Congreso Bíblico Americano tenido en Niágara, en el estado de New York, en 1895. Los exegetas protestantes conservadores definieron allí "cinco puntos de fundamentalismo": la inerrancia verbal de la Escritura, la divinidad de Cristo, su nacimiento virginal, la doctrina de la expiación vicaria, y la resurrección corporal en la segunda venida de Cristo. Cuando la lectura fundamentalista de la Biblia se propagó en otras partes del mundo, dio origen a otros tipos de lecturas, igualmente "literales", en Europa, Asia, Africa y América del Sur. Este género de lectura encuentra cada vez más adeptos, a finales del siglo XX, en grupos religiosos y sectas, pero también entre los católicos.” (La interpretación de la Biblia en la Iglesia, I, F)
 
El problema de esos 5 puntos de fundamentalismo está en la inerrancia de la Escritura en sentido absoluto, ya que la Biblia como hemos visto en este Seminario es inerrante pero en cuanto a la verdad de la salvación. Esta cuestión trae consigo innumerables errores interpretativos por considerar a la Biblia como una serie de textos inerrantes absolutamente.
 
La verdad consiste en la adecuación de nuestra mente, de nuestros pensamientos a la realidad, es decir, que la interpretación de una cosa debe ser lo más cercana posible a lo que realmente es esa cosa para que nuestra interpretación sea verdadera. Cuando tomamos contacto con el texto bíblico tomamos contacto con una realidad muy compleja, inmanente y trascendente, que debe ser interpretado de la manera más cercana posible a lo que originalmente fue revelado por el Espíritu Santo a los hagiógrafos, ambos son autores: Dios es Autor y el ser humano es autor.
 
La ideologización consiste básicamente en absolutizar una interpretación parcial de la realidad, en este caso considerar a la Biblia como inerrante de manera absoluta, total, así como un libro de ciencia e historia positiva.
 
Es muy importante con la Palabra de Dios ir desde lo evidente a lo trascendente para no caer en una mera ideología religiosa, el movimiento primero es nosotros desde la Biblia a la Palabra de Dios (ascendente) y luego desde la Palabra de Dios a nosotros. En la Misa p.e. vamos desde el pan y el vino (lo evidente) a la Eucaristía (trascendente) o sea que el Trascendente no es el “genio de la lámpara maravillosa” sino Dios que no se deja manipular por acciones mágicas. En la Misa hay un movimiento ascendente con las ofrendas y nosotros en Cristo al Padre por el poder del Espíritu Santo y luego un movimiento descendente de Dios bendiciéndonos con abundancia sacramental en la Eucaristía.
 
Con esto no queremos negar la existencia de auténticas experiencias o visiones místicas en que Dios busca a la criatura. Cabe señalar que las auténticas experiencias o visiones místicas no pueden describirse tan fácilmente como hacen algunos porque no se trata de fenómenos inducidos por una criatura y menos de cuestiones tendientes a darse un “cartel” de apóstol, profeta, enviado, ungido, iluminado, etc. En la Biblia podemos ver que Dios no da este tipo de experiencias o visiones a personas que pretenden lucrar con esto, eso se llama “simonía” o magia religiosa. No debemos imitar como “mimos” los relatos de vocación de los profetas, san Pablo, etc. a fin de mostrarnos importantes delante de los demás. Estos relatos están teologizados simbólicamente en un ambiente cultural sacral muy distinto al nuestro, en tiempo y distancia, para brindar una enseñanza y no son una observación científica de un fenómeno.
 
Precisamente, uno de los grandes problemas característicos del fundamentalismo bíblico es que no pretende sumergirse en las aguas de las realidades comprendidas en un texto determinado sino que es mucho más fácil considerar que todo lo que dice la Biblia está puesto como si en la Antigüedad se hubieran considerado los modernos métodos de hacer p.e. una descripción o como si los autores sagrados fueran una suerte de “zombis” privados de su voluntad por acción de una divinidad. De este error se desprende una multitud de problemas hermenéuticos ya que el fundamentalismo bíblico considera a la sagrada Escritura como un libro de historia positiva (como un historiador moderno) y ciencia futurista (lo cual es una interpretación ideológica de la realidad, que no se adecúa a la realidad).
 
Un ejemplo de error común de interpretación de la Biblia como “libro de ciencia”:
 
Bajo la tierra se retuercen las Sombras, las aguas y los que habitan en ellas. El Abismo está desnudo ante él, y nada cubre a la Perdición. El extiende el Norte sobre el vacío, suspende la tierra sobre la nada. Encierra el agua en sus densos nubarrones, y las nubes no se rompen bajo su peso. (Job 26, 5-8). Este versículo se utiliza para afirmar que el planeta tierra flota en el espacio, algo que recién el hombre pudo fotografiar en el siglo XX y que la Biblia ya decía hace miles de años.
 
El error consiste primero en no leer con atención y luego en ignorar el género literario de todo el conjunto. Si prestamos atención al texto veremos que se trata de la contestación de Job a Bildad de Súaj haciendo una alabanza a Dios por sus grandes obras. Estas palabras son fruto de la observación que un hombre antiguo hacía de la realidad que tenía ante sus ojos: ve la tierra (que no es el planeta sino el horizonte terrestre) y la ve bajo el cielo, en el cielo observa las nubes que cuando son densos nubarrones producirán la lluvia, el agua que desciende de ellas.
 
Luego hay una serie de elementos mitológicos en todo el contexto que describen una cosmovisión antigua: el Norte es Safón, la montaña de la asamblea de los dioses o corte celeste (que está sobre el vacío); el Abismo es el Sheol o morada de los muertos; la Perdición es Abadón; hay monstruos como Rahab (v. 12) y la serpiente (v.13). La cosmovisión oriental antigua consiste básicamente en considerar que luego del cielo hay agua (v. 10) y luego la corte celestial de Dios. Dice “cuelga la tierra sobre no algo” en hebreo literal y se refiere a lo que está sobre la superficie terrestre: “no algo” (para nosotros hoy sería el aire, lo que está sobre la tierra).
 
  cosmovisión mitológica oriental antigua

Así el autor sagrado ha ordenado mitologemas para producir el texto inspirado por el Espíritu Santo, podríamos decir que se trata de un teólogo antiguo que ha tomado elementos de su contexto vital y cultural mítico para escribir poniendo todos esos elementos mitológicos bajo el poder de Dios y también los elementos naturales como nubes y luna están bajo el poder de Dios. Ese es, sintéticamente, el mensaje actualizado del texto inspirado por el Espíritu Santo: todo está bajo el poder de Dios (leer todo el cap. 26) y no una clase de “ciencia futurista” en la Biblia para impactar a un auditorio incauto.
 
¡Palabra viva!
 
Mauricio Shara
 
Bibliografía:
Biblia versión argentina “El libro del Pueblo de Dios”
Biblia hebrea de Stuttgart
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica postsinodal “Verbum Domini”, 44
Gabriel Mestre, “Para leer Verbum Domini”, Buenos Aires, Ágape, 2011, 47-48
Pontificia Comisión Bíblica, documento “La interpretación de la Biblia en la Iglesia”, I, F

2 comentarios:

  1. Anónimo24.3.12

    Nuevamente Mauricio, te felicito por la ilustra-
    cion de este excelente Art. Lo demas corre por
    cuenta de los lectores del blog...!

    ETELVINA

    ResponderEliminar
  2. Sandy Gómez24.4.12

    A mi lo que me parece excelente es el artículo, pero entiendo que es un tema que le duele a mucha gente que ha copiado a los protestantes fundamentalistas. Es mas comodo enaltecer virtudes que deprimir vicios, a lo mejor alguno se siente "touché" porque tiene el vicio fundamentalista. A convertirse muchacha!!!!!!

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.