"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

25 de marzo de 2012

Benedicto XVI: "En América Latina y en otros lugares, algunos católicos están aquejados de una especie de 'esquizofrenia' entre moral individual y pública"

Antes de partir hacia México, Benedicto XVI fue saludado en el aeropuerto de Fiumicino por el Presidente del Consejo de Ministros italiano, Mario Monti. Durante el vuelo, se celebró la tradicional conferencia de prensa del Papa con los más de 70 periodistas acreditados, en la que se trataron numerosos temas de actualidad, desde el narcotráfico y la violencia en México hasta la situación social en Cuba y la nueva evangelización del continente latinoamericano.

 
El Pontífice destacó que en este viaje seguirá las huellas de Juan Pablo II, que estuvo en cinco ocasiones en México y una en Cuba, para continuar la obra comenzada por el Papa Beato. “Comparto las alegrías y las esperanzas, el luto y las dificultades del pueblo mexicano -dijo Benedicto XVI-. Voy para animar y aprender, para confirmar en la fe, en la esperanza y en la caridad, así como en el compromiso por el bien y en el esfuerzo de la lucha contra el mal. Esperemos que el Señor nos ayude”.

Un periodista mexicano preguntó cómo puede ayudar la Iglesia Católica a solucionar el problema del narcotráfico, que ha causado unos 50.000 muertos en los últimos cinco años. El Santo Padre respondió:“Conocemos bien toda la belleza de México, pero también este gran problema del narcotráfico y la violencia. Es ciertamente una gran responsabilidad para la Iglesia en un país donde el 80% de la población se profesa católica. Debemos hacer lo posible contra este mal destructor de la humanidad y de nuestra juventud. Diría que lo primero es anunciar a Dios: Dios el juez, Dios que nos ama pero nos pide que estemos con el bien y la verdad y contra el mal”.

Es una gran responsabilidad de la Iglesia educar las conciencias-continuó Benedicto XVI-, educar en la responsabilidad moral; y desenmascarar el mal, desenmascarar esta idolatría del dinero que esclaviza a los hombres, así como sus falsas promesas (…) Debemos saber que el hombre tiene necesidad del infinito. Si no hay Dios, lo sustituye creándose sus propios paraísos, una apariencia de infinitos que solamente puede ser mentira. Por eso es tan importante que Dios esté presente y sea accesible. (…) En este sentido la Iglesia puede desenmascarar el mal: haciendo presente la bondad de Dios, su verdad, el verdadero infinito. Este es el gran deber de la Iglesia”.

Una periodista mexicana observó que América Latina sigue siendo una región de enormes contrastes sociales, y que a veces parece que a la Iglesia Católica no se le aliente lo suficiente para comprometerse en este campo.

Naturalmente la Iglesia debe siempre preguntarse si se hace lo bastante por la justicia social en este gran continente -respondió el pontífice-.Es una cuestión de conciencia que debemos plantearnos constantemente (...) ¿Que debe hacer la Iglesia? ¿Que no puede y no debe hacer? La Iglesia no es un poder político, no es un partido, sino una realidad moral, un poder moral (…) Repito cuanto he dicho ya: el primer pensamiento de la Iglesia es educar las conciencias, y de ese modo crear la responsabilidad necesaria. Educar las conciencias sea en la ética individual que en la pública. En este sentido, quizás, haya carencias. En América Latina y en otros lugares, algunos católicos están aquejados de una especie de 'esquizofrenia' entre moral individual y pública (…) Hay que educar a superarla, educar no solamente a una moral individual, sino a una moral pública, y servirse para ello de la Doctrina Social de la Iglesia, porque, naturalmente, esta moral pública debe ser una moral racional, compartida también por los no creyentes, una moral de la razón. Efectivamente, nosotros, a la luz de la fe, podemos ver mejor tantas cosas que también la razón puede ver, pero la fe sirve también para liberar de los intereses falsos que oscurecen la razón y, así, crear con la doctrina social los modelos substanciales de la política y (…) superar esas divisiones”.

Otra periodista recordó las palabras de Juan Pablo II durante su viaje a Cuba: “Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba”;y señaló que, en espera de la visita de Benedicto XVI a la isla, se habían alzado muchas voces de defensores de los derechos humanos.

El Papa reiteró su conformidad con las palabras de Juan Pablo II, “que siguen siendo actuales”, y afirmó que con Cuba hay “un camino de colaboración y de diálogo constructivo, largo y que requiere paciencia, pero que prosigue. Hoy es evidente que la ideología marxista, como fue concebida, ya no responde a la realidad (…) Para edificar una nueva sociedad hay que encontrar nuevos modelos, con paciencia y de forma constructiva. Queremos contribuir a este proceso que exige paciencia, pero también decisión, con espíritu de diálogo, para evitar traumas y encaminarnos a una sociedad fraterna para todo el pueblo. Es obvio que la Iglesia está siempre de la parte de la libertad: de la libertad de conciencia, de la libertad de la religión. En este sentido (…) contribuyen también los fieles a proseguir el camino”.

Por último, el Santo Padre respondió a una pregunta sobre la nueva evangelización en el continente latinoamericano a la luz de la Conferencia de Aparecida:

El camino de la nueva evangelización comenzó con el Concilio Vaticano II, era ésta fundamentalmente la intención del beato Juan XXIII, que subrayó también el beato Juan Pablo II. Su necesidad en un mundo que cambia se ha hecho aún más patente; el Evangelio debe expresarse con formas nuevas (...) En el mundo hay una situación común: la secularización, la ausencia de Dios y la dificultad de verlo como una realidad que nos concierne. En el contexto de la moderna racionalidad, podemos volver a descubrir a Dios como orientación fundamental de la vida y la esperanza, y de los valores sobre los que se asienta la sociedad (…) Creo que es muy importante anunciar que Dios corresponde a nuestra razón (…) Por otra parte, hay que tener en cuenta la realidad concreta. En América Latina, generalmente, se debe considerar que el cristianismo no ha sido tanto algo ligado a la razón como al corazón (…) Ahora bien, esta intuición del corazón debe ligarse con la racionalidad de la fe y con la profundidad de la fe que va más allá de la razón. No tenemos que perder el corazón, sino unir corazón y razón (…)solo así el ser humano es completo”.
 
 
Fuente: VIS - Vatican Information Service

1 comentario:

  1. Carlos26.3.12

    Totalmente de acuerdo con su santidad

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.