"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

12 de marzo de 2012

Benedicto XVI: "Con la Pascua de Jesús inicia un nuevo culto, el culto del amor, y un nuevo templo que es Él mismo, Cristo resucitado mediante el cual todo creyente puede adorar a Dios Padre 'en espíritu y en verdad'"

Ayer, tercer domingo de Cuaresma, Benedicto XVI se asomó a mediodía a la ventana de su estudio para rezar el Ángelus con los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro. El Papa comentó el evangelio de san Juan que narra la expulsión del templo de Jerusalén por parte de Jesús, de los vendedores de animales y cambistas, que despertó gran impresión entre la multitud y los discípulos. “¿Cómo debemos interpretar este gesto de Jesús?” - se preguntó el pontífice. “Antes que nada -dijo- hay que notar que no causó alguna represión por parte de los tutores del orden público, porque fue visto como una típica acción profética: efectivamente, los profetas, en nombre de Dios, denunciaban a menudo abusos, y lo hacían, a veces, con gestos simbólicos. El problema, si acaso, era su autoridad. Por eso los judíos preguntaron a Jesús. '¿Qué signo nos das para hacer esto?' demuéstranos que actúas verdaderamente en nombre de Dios”



“La expulsión de los vendedores del templo -prosiguió- se ha interpretado también en sentido político-revolucionario, colocando a Jesús en la línea del movimiento de los zelotes, que eran “celantes” de la ley de Dios, y estaban dispuestos a emplear la violencia para hacerla respetar. En los tiempos de Jesús esperaban un Mesías que liberase a Israel del dominio de los romanos. Pero Jesús no cumplió esta expectativa, hasta el punto de que algunos discípulos lo abandonaron e incluso Judas Iscariote lo traicionó. En realidad, es imposible considerar a Jesús un violento: la violencia es contraria al Reino de Dios, es un instrumento del anticristo. La violencia no sirve nunca a la humanidad, sino que la deshumaniza”.

“Las palabras pronunciadas por Jesús cumpliendo aquel gesto fueron: 'Quitad esto de aquí: no hagáis de la casa de mi Padre un mercado'. Los discípulos entonces recordaron lo que está escrito en un salmo: 'Porque el celo de tu Casa me devora'. Este salmo es una invocación de ayuda en una situación de extremo peligro a causa del odio de los enemigos: la situación que Jesús vivirá en su pasión. El celo por el Padre y por su casa lo conducirá hasta la cruz: el suyo es el celo del amor que paga en primera persona, no el de quien quiere servir a Dios mediante la violencia. En efecto el 'signo' que Jesús dará como prueba de su autoridad será su muerte y resurrección. 'Destruid este Templo – les dijo- y en tres días lo levantaré'. Y san Juan escribe: 'Pero Él se refería al Templo de su cuerpo' Con la Pascua de Jesús inicia un nuevo culto, el culto del amor, y un nuevo templo que es Él mismo, Cristo resucitado mediante el cual todo creyente puede adorar a Dios Padre 'en espíritu y en verdad'.”

“El Espíritu Santo -concluyó Benedicto XVI- comenzó a construir ese templo en el seno de la Virgen María. Pidamos su intercesión para que cada cristiano se convierta en piedra viva de este edificio”.

Llamamiento en favor de Madagascar

Después de la oración mariana el Papa lanzó un llamamiento en favor de la población de Madagascar, presa de las tormentas tropicales, la última de las cuales ha causado al menos 70 muertos y numerosos desaparecidos, ocasionando además daños a más de 70.000 personas.

“Pienso -dijo- en las queridas poblaciones de Madagascar, que recientemente han sido azotadas por violentas calamidades naturales, con graves daños a las personas, a las estructuras y a los cultivos. Mientras aseguro mi oración por las víctimas y por las familias sometidas a duras pruebas, espero y aliento el generoso socorro de la comunidad internacional”.


Fuente: VIS - Vatican Information Service 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.