"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

8 de febrero de 2012

Prefecto William Levada: “Para los líderes de la Iglesia, la cuestión (abusos sexuales por parte de clérigos) es delicada y urgente”

El cardenal William Joseph Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha intervenido en el simposio internacional “Hacia la curación y la renovación”, que reúne hasta el 9 de febrero a obispos y superiores religiosos de todo el mundo para relanzar el compromiso de la Iglesia en la protección, contra los abusos sexuales, de los menores y las personas vulnerables.
 


El cardenal Levada afirmó que “para los líderes de la Iglesia, la cuestión es delicada y urgente”, y que “es importante no perder de vista la gravedad de estos crímenes” mientras se busca el mejor modo para “ayudar a las víctimas, proteger a los niños y formar a los sacerdotes de hoy y de mañana para que sean conscientes de este flagelo de modo que podamos eliminarlo del sacerdocio”.

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe recordó que, en su motu proprio “Sacramentorum sanctitatis tutela”, el beato Juan Pablo II actualizó la lista de crímenes canónicos e incluyó entre los más graves el abuso sexual de menores por parte de clérigos. El Papa Benedicto XVI, entonces prefecto de la Congregación, “tuvo un papel esencial en la implementación de las nuevas normas (…) y apoyó la aprobación de las Normas Esenciales para los Estados Unidos”. Asimismo, el Papa ordenó en 2010 la promulgación de la normativa revisada para hacerla aún más estricta.
Con el fin de ayudar a las Conferencias Episcopales a adoptar medidas apropiadas, la Congregación para la Doctrina de la Fe envió en mayo de 2011 una Carta Circular en la que especifica que deben aplicar la disciplina canónica a los clérigos culpables del delito de abusos; evaluar atentamente la idoneidad de los sacerdotes y otras personas que realizan su labor en instituciones de la Iglesia; elaborar programas educativos para las familias y las comunidades eclesiales con el fin de asegurar la protección de niños y jóvenes; y asistir como pastores a las víctimas que soliciten su ayuda.
Con respecto a este último punto, el cardenal Levada subrayó que, para muchas víctimas de abusos, una necesidad primaria es “saber que la Iglesia escucha su historia, que comprende la gravedad de lo que han sufrido, que desea acompañarles en el largo camino de curación y que toma las medidas adecuadas para asegurar la protección de otros niños frente a semejantes abusos”. El cardenal Levada invitó a seguir el ejemplo del Santo Padre, quien ha destacado la importancia de escuchar a las víctimas reuniéndose con muchas de ellas en sus visitas pastorales.
El purpurado reiteró a los obispos y a los superiores de las órdenes religiosas “la necesidad de discernir todavía más atentamente la aceptación de candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa, así como de elaborar programas que proporcionen la formación humana necesaria y fundamental, incluida la apropiada formación en la sexualidad humana”.
Refiriéndose a la cooperación de la Iglesia con las autoridades civiles en este tipo de delitos, afirmó: “Ciertamente, no menos importante que cualquiera de los otros elementos, es la cooperación de la Iglesia con las autoridades civiles y el reconocimiento de que el abuso sexual de menores no es sólo un delito de derecho canónico, sino también un crimen que viola las leyes penales en la mayoría de las jurisdicciones civiles (…) La Iglesia tiene la obligación de cooperar con las exigencias de las leyes relativas a la denuncia de esos delitos a las autoridades competentes”.
Al final, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe manifestó su deseo de que el simposio sea “una fuente de conocimientos y esperanza para los que buscan eliminar el azote del abuso de menores en toda la sociedad”.
 
 
Fuente: VIS - Vatican Information Service

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.