"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

21 de febrero de 2012

Mons. Marcelo Martorell: "El pecado no sólo envilece el alma sino que también traba el corazón del hombre, lo esclaviza y no le permite caminar por la vida con la verdadera libertad de los hijos de Dios"



Homilía de monseñor Marcelo Raúl Martorell, obispo de Puerto Iguazú, para el VII domingo durante el año (19 de febrero de 2012)
 

“Señor, por tu amor, no recuerdes nuestros pecados” (Is. 43,25)
 
A través de toda la Escritura el Señor se manifiesta como un Dios justo, que mira el corazón de los hombres, que conoce sus fidelidades e infidelidades y que deja de lado el cumplimiento fiel de la Alianza celebrada con Él. Sin embargo se manifiesta también como un Dios de eterna misericordia, un Dios que ama al hombre a quien creó y que perdona sus pecados y sus infidelidades.
 
Israel es el pueblo de sus predilecciones y sin embargo este pueblo está siempre propenso a traicionarlo descuidando el amor y el culto debido a su Dios. Y el Señor se lo reprocha duramente: “Tú no me has invocado Jacob, ni te has fatigado por mí, Israel…me has cansado con tus iniquidades” (Is.43,22). Pero no obstante este justo reproche, se manifiesta como un dios dispuesto a perdonar y borrar las culpas de su amado pueblo: “Yo soy el que limpio tus iniquidades y no recuerdo tus culpas” (Ib 25). Así se muestra Dios a lo largo de toda la historia de Israel.
 
Es inagotable el amor y la ternura de Dios para con el hombre, siempre e incansablemente dispuesto a perdonarlo, tantas cuantas veces sea necesario. La encarnación de su Unigénito y su obra redentora son el testimonio más perfecto de esta realidad de amor y perdón. El Señor Jesús expresa en el evangelio, las una y mil formas de perdón, llegando a perdonar antes de que se lo pidan. En el evangelio contemplamos el pasaje del paralítico, el pobre hombre afligido por su enfermedad, e incómodo por la forma en que es introducido ante Jesús, oye de su boca unas palabras inesperadas: “Hijo tus pecados te son perdonados” (Mc. 2,5). Seguramente no era eso lo que esperaba el paralítico de Jesús, sino que lo curara su enfermedad, esperaba que le hiciera un milagro. Pero precisamente ese es el milagro primero que Dios en su infinita misericordia hace para con el hombre: perdonar sus pecados.
 
El pecado no sólo envilece el alma sino que también traba el corazón del hombre, lo esclaviza y no le permite caminar por la vida con la verdadera libertad de los hijos de Dios. El pecado paraliza el corazón frente a los ideales más hermosos que le presenta la vida. Y el Señor, quiere precisamente librar a ese hombre de esa primera atadura que le impide caminar. Jesús quiere que camine con el corazón completamente libre, llenando su vida con las ilusiones más hermosas. Es por eso que Jesús libra primero al paralítico del peso de sus culpas, en las que quizás éste ni siquiera había pensado. Y para mostrar que esto es una realidad le dice al enfermo: “para que sepan que el Hijo del Hombre tiene en la tierra poder de perdonar los pecados, - levántate toma tu camilla- y vete a tu casa” (Ib 10-11).
 
La curación del cuerpo, atestigua el perdón de los pecados, es la señal externa -al alcance de todos- del perdón de los pecados. De este modo podemos apreciar la grandeza de Dios que no sólo perdona los pecados del hombre, sino que restablece el orden de la naturaleza. Esta iniciativa de Dios -el perdón de los pecados- busca por todos los medios salvar al hombre, criatura de su amor y llevando este amor hasta el extremo, salva y perdona al hombre de sus pecados a través del sacrificio de la Cruz que hace el mismo Jesús. Mirando este amor fiel de Dios San Pablo urge a los cristianos a que se decidan a responder con fidelidad a la fidelidad de Dios (1 Cor.1, 20) y dar su “sí” al “Sí” de Dios.
 
Es hora de amar a quien nos ama sin fronteras. Es hora de amar con un amor que conlleve una vida y una conducta digna del Hijo amado de Dios. Los cristianos estamos llamados a ser testimonios de la misericordia y del perdón de Dios. Oremos para recibir la gracia de Dios que nos ayudará a tener una conducta intachable y así hacer que nuestra vida hable de la vida de Jesucristo.
 
Que María, la Siempre Virgen, nos enseñe el camino del verdadero amor y de la verdadera fidelidad.
 
Mons. Marcelo Raúl Martorell, obispo de Puerto Iguazú
 
Fuente: AICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.