"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

8 de diciembre de 2011

Mons. Frassia: "El Adviento nos prepara para vivir en el amor de Jesucristo"



Reflexión de monseñor Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús, en el programa radial Compartiendo el Evangelio (4 de diciembre de 2011, segundo domingo de Adviento)
 
San Marcos 1, 1-8
 
Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios. Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino. Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos, así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: "Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo".
 

Adviento: prepararnos para vivir en el Amor de Jesucristo
 
Estamos hablando de la venida del Mesías, del Enviado, del Ungido, de Jesucristo. Esto es único e inédito porque la Iglesia, en la liturgia, vuelve a repetir el misterio: el Verbo de Dios se hace carne y entra en el tiempo y en el mundo. La Palabra eterna de Dios que une la humanidad y la divinidad.

Este Jesucristo no necesita de consejeros, provenientes de los sabios del mundo. Él lleva en sí mismo la sabiduría y el consejo de Dios. En la debilidad, como niño, Él es el Dios fuerte, y nos muestra así -frente a los presuntuosos del mundo- la fortaleza propia de Dios.
 
En este misterio de lo divino y lo humano, Dios no se inclinó, no se asomó, no miró hacia abajo, sino que ha descendido realmente y ha entrado en el mundo. De esto no hay que acostumbrarse, más bien hay que admirarlo, hay que darse cuenta, hay que agradecerlo: el Señor descendió y plantó su morada en medio de la humanidad, haciéndose uno de nosotros para atraernos a todos hacia Él.
 
Este Niño ha encendido en los hombres la luz de la bondad y les ha dado la fuerza de resistir a la ironía del poder. Él une al hombre y a Dios de tal modo para que Dios sea todo en todos. Con esta presencia de Cristo hay una verdadera hermandad; por eso decimos que somos una misma familia, la Familia de Dios.
 
Él viene, Juan el Bautista lo anuncia, hacia Él vamos, nosotros lo reconocemos y tenemos que darnos cuenta la presencia de Jesucristo, del Verbo, que viene a darnos de nuevo la fuerza, a hacernos sus hermanos y, sobre todo, viene a darnos el don de la paz, para vivir en paz. Pero no se podrá acceder a esta paz, si no se vive en el amor.
 
El Adviento nos prepara para vivir en el amor de Jesucristo. Y teniendo el amor de Jesucristo, uno alcanzará la paz. Es mi deseo que nos preparemos bien en este Adviento para poder encontrarnos con el Señor, que no se inclinó hacia nosotros sino que descendió y se encarnó.

Que el Señor los bendiga, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
Mons. Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús
 
Fuente: AICA

3 comentarios:

  1. Anónimo8.12.11

    MUY BUEN MENSAJE DEL PASTOR

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8.12.11

    hACe falta anunciar y Monseñor Frassia lo hace muy bien

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10.12.11

    Excelente homilia de Mons.Frassia, con las cuatro velas encendidas, que tiene su explicacion para cada domingo de Adviento. Perdon Mauricio no ando bien de salud en estos dias y ademas no tengo ganas de explicar el significado de cada vela ya que los lectores parecen saberlo todo...! Ora por mi que tengo una infeccion en las piernas y no puedo caminar y
    no tengo duda que tu Oracion es oida. Desde ya
    gracias. Te quiero...!
    ETELVINA

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.