"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

5 de noviembre de 2011

Verbum Domini - Introducción - Seminario Bíblico 2011 por FM Parroquial 105.1


Seminario Bíblico “Cómo interpretar la Biblia” por FM Parroquial 105.1
Subsidio 24: Verbum Domini - Introducción
 
1 Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
2 Al principio estaba junto a Dios.
3 Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
4 En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
5 La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron.
6 Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
7 Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
8 El no era luz, sino el testigo de la luz.
9 La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.
10 Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció.
11 Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.
12 Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
13 Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios.
14 Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
15 Juan da testimonio de él, al declarar: «Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo».
16 De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia:
17 porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.
18 Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.
(Juan 1,1-18)




I Introducción
 
Antes que nada es necesario agradecer al padre Lic. Gabriel Mestre, especialista en Sagrada Escritura, con quien el Depto. de Pastoral Bíblica de la Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires tomara contacto a fin de contar con sus excelentes materiales para exponer de la mejor manera posible el precioso documento de Benedicto XVI. De hecho, todo el estudio que haremos de Verbum Domini está apoyado fuertemente en su libro “Para leer Verbum Domini”, Buenos Aires, Ágape, 2011 y en el “power point” de su autoría. Así, trabajaremos de manera abstracta, sintética y reflexiva a partir de su excelente trabajo.  
 
En el comienzo de este siglo XXI el Papa Benedicto XVI nos obsequia este precioso documento, Exhortación Apostólica postsinodal sobre la Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia que es necesario leer y comprender para todo lo que se relaciona con la Palabra del Dios viviente en la Iglesia, es decir, para todas las actividades eclesiales, ya que no debería hacerse nada en la Iglesia sin el necesario sustento de la Palabra del Señor.
 
Pero es necesario aclarar que Verbum Domini no se trata de un documento sobre la Biblia (como sí lo es “La interpretación de la Biblia en la Iglesia” de la PCB) sino sobre la Palabra de Dios, que excede la Sagrada Escritura: “una sinfonía en voces diversas” (unidad y diversidad). Esto es distinto a los extremismos de univocidad fundamentalista (Palabra de Dios es sólo una cosa) y equivocidad relativista (Palabra de Dios es cualquier cosa).
 
El documento está estructurado en tres partes, con una introducción y una conclusión:
 
·         Introducción (1-5)
·         I Verbum Dei (6-49)
·         II Verbum in Ecclesia (50-89)
·         III Verbum mundo (90-120)
·         Conclusión (121-124)
 
La I parte es una gran exposición sobre la teología de la Palabra y la teología de la Revelación, de la cual se derivan las partes siguientes. La II parte trata del lugar originario donde vivir la Palabra, que es la Iglesia, especialmente, en la liturgia, la animación bíblica pastoral y la catequesis. La III parte nos lleva hacia el mundo, el destino de la Palabra. Asimismo, cada una de las tres partes bebe de la fuente del prólogo del Evangelio juánico:
 
·         I parte: Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios… Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
·         II parte: Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
·         III parte: Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.
 
Distintas implicancias temáticas en Verbum Domini:
 
1.     Bíblica, exegética y hermenéutica
2.     Teológica
3.     Cristológica
4.     Eclesiológica
5.     Espiritualidad bíblica
6.     Pastoral
7.     Litúrgica
8.     Catequística
9.     Evangelización y Misión
10.  Mariológica
 
Con esta Exhortación apostólica postsinodal, deseo que los resultados del Sínodo influyan eficazmente en la vida de la Iglesia, en la relación personal con las Sagradas Escrituras, en su interpretación en la liturgia y en la catequesis, así como en la investigación científica, para que la Biblia no quede como una Palabra del pasado, sino como algo vivo y actual. A este propósito, me propongo presentar y profundizar los resultados del Sínodo en referencia constante al Prólogo del Evangelio de Juan (Jn1,1-18), en el que se nos anuncia el fundamento de nuestra vida: el Verbo, que desde el principio está junto a Dios, se hizo carne y habitó entre nosotros (cf. Jn 1,14). Se trata de un texto admirable, que nos ofrece una síntesis de toda la fe cristiana. Juan, a quien la tradición señala como el «discípulo al que Jesús amaba» (Jn 13,23; 20,2; 21,7.20), sacó de su experiencia personal de encuentro y seguimiento de Cristo, una certeza interior: Jesús es la Sabiduría de Dios encarnada, su Palabra eterna que se ha hecho hombre mortal. Que aquel que «vio y creyó» (Jn20, 8) nos ayude también a nosotros a reclinar nuestra cabeza sobre el pecho de Cristo (cf. Jn 13,25), del que brotaron sangre y agua (cf. Jn 19,34), símbolo de los sacramentos de la Iglesia. Siguiendo el ejemplo del apóstol Juan y de otros autores inspirados, dejémonos guiar por el Espíritu Santo para amar cada vez más la Palabra de Dios. (Verbum Domini, 5)
 
Un agradecimiento especial a toda la comunidad parroquial de María Madre del Redentor y a su párroco el padre Ricardo León por el gran entusiasmo, alegría e intensidad con que se vivió la presentación de este documento el domingo 30 de octubre, así como los trabajos grupales. Es inusual y conmovedor ver semejante entusiasmo por conocer y estudiar el Magisterio sobre la Palabra de Dios, superando por mucho las expectativas del humilde Equipo del Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana. Algo está cambiando en la Iglesia… para bien… estamos madurando ¡Gloria a Dios!  
 
¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros y estamos rebosantes de alegría! ¡Cambia, Señor, nuestra suerte como los torrentes del Négueb! Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones. El sembrador va llorando cuando esparce la semilla, pero vuelve cantando cuando trae las gavillas. (Salmo 126, 3-6)
 
Preparado por Mauricio Shara en base a la siguiente bibliografía:
Texto bíblico de la versión argentina “El Libro del Pueblo de Dios”
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica postsinodal “Verbum Domini”
Gabriel Mestre, “Para leer Verbum Domini”, Buenos Aires, Ágape, 2011, 17-30

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.