"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

27 de mayo de 2011

Benedicto XVI: "nada es imposible para Dios"


Benedicto XVI presidió ayer por la tarde en la Basílica de Santa María la Mayor, el rezo del Santo Rosario junto con los obispos italianos, reunidos en Asamblea General, en el que encomendaron a la Virgen al pueblo italiano, con ocasión del 150 aniversario de la unidad política de la nación. Después del rezo de los Misterios Luminosos, Benedicto XVI dirigió unas palabras a los obispos italianos, recordando que esta Basílica “es la primera en Occidente dedicada a la Virgen Madre de Dios”, y que el uno de enero de 2000, el Beato Juan Pablo II abrió la Puerta Santa, “encomendando el año jubilar a María. Nosotros también hoy deseamos cruzar el umbral de esta “puerta” Santísima que es Cristo y pedimos a la Virgen María que sostenga nuestro camino e interceda por nosotros”.


“Las disposiciones del corazón de la Virgen -escucha, acogida, humildad, fidelidad, alabanza y espera- corresponden –afirmó- a las disposiciones interiores y a los gestos que plasman la vida cristiana. De ellos se alimenta la Iglesia, consciente de que expresan aquello que Dios espera de ella”.

“La fe, de hecho –continuó- no es alienación: son otras las experiencias que contaminan la dignidad del hombre y la calidad de la convivencia social. (…) Con razón Italia, al celebrar los 150 años de su unidad política, puede estar orgullosa de la presencia y de la acción de la Iglesia, que no persigue privilegios ni pretende intervenir en las responsabilidades de las instituciones políticas. Respetuosa de la legítima laicidad del Estado, está atenta para sostener los derechos fundamentales del ser humano. Entre estos están sobre todo las instancias éticas y por tanto la apertura a la transcendencia, que constituyen valores previos a cualquier jurisdicción estatal porque están inscritos en la naturaleza misma de la persona humana”.

La Iglesia recuerda “el deber de promover y tutelar la vida humana en todas sus fases y de sostener a la familia”. En este contexto se refirió al problema de la falta de trabajo, “que en los jóvenes compromete la serenidad de un proyecto de vida familiar, con un grave daño para un desarrollo auténtico y armonioso de la sociedad”.

El Santo Padre instó a los prelados a estimular a “los fieles laicos a vencer todo espíritu de cerrazón, distracción e indiferencia y a participar en primera persona en la vida pública. Animad las iniciativas de formación inspiradas en la doctrina social de la Iglesia, para que quien ejerce responsabilidades políticas y administrativas no sea víctima de la tentación de explotar la propia posición para intereses personales o sed de poder”.

“Asumiendo la educación como hilo conductor del compromiso pastoral de esta década, habéis querido expresar la certeza de que la existencia cristiana -la vida buena del Evangelio- es precisamente la demostración de una vida realizada. En este camino aseguráis un servicio no solo religioso o eclesial, sino también social, contribuyendo a construir la ciudad del hombre. ¡Por tanto, ánimo! A pesar de todas las dificultades, “nada es imposible para Dios”.

Benedicto XVI concluyó confiando a la protección de María “Mater unitatis” a todo el pueblo italiano, “para que el Señor le conceda los dones inestimables de la paz y de la fraternidad y, por tanto, del desarrollo solidario. Que ayude a las fuerzas políticas a vivir también el aniversario de la Unidad como ocasión para reforzar el vínculo nacional y superar toca contraposición perjudicial: que las sensibilidades, experiencias y perspectivas diversas y legítimas puedan recomponerse en un cuadro más amplio para buscar juntos lo que verdaderamente contribuye al bien del país. Que el ejemplo de María abra el camino a una sociedad más justa, madura y responsable, capaz de redescubrir los valores profundos del corazón humano”.


Fuente: VIS - Vatican Information Service


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.